1° de Mayo en Rivera: acto internacionalista, clasista y de lucha.

 

El PT participó con una delegación de compañeros de Montevideo y Rivera en el acto en esta ciudad. En Rivera se sintetizan los efectos de la crisis capitalista de Brasil y Uruguay. Para los trabajadores del sector privado la situación es pavorosa; el comercio despide trabajadores o los manda al seguro de paro casi que diariamente. La crónica de los compañeros de la FUECYS de base con que nos vinculamos, habla de una situación realmente alarmante. Las grandes cadenas de tiendas despiden, suspenden y hostigan a los trabajadores sin que la FUECYS a nivel nacional intervenga de forma alguna. Los free shops – afectados por la devaluación brasilera- cierran o despiden hasta a la mitad de sus empleados. Otro tanto sucede en la construcción, donde el SUNCA local plantea que existe un 64% de desempleados. ¿ Dónde está Diverio -orador en el acto central en Montevideo-  que en vez de defender las fuentes de trabajo de su sindicato busca cómo “acordar” con las patronales la reducción de la jornada y del salario en los sectores “en problemas”? En la educación pública la situación va a tono con el deterioro edilicio, de condiciones de trabajo y salarial que se presenta en todo el país. Los vínculos que establecimos con militantes de los sindicatos de la ANEP nos hablan de un descontento generalizado de los trabajadores de la enseñanza con el gobierno nacional -acentuados a partir del decreto de esencialidad-. La táctica del Frente Amplio en Rivera -único departamento con una intendencia colorada- es achacar los males de los trabajadores privados a “los patrones capitalistas” y a los “grandes latifundistas” que no respetan la ley de 8 horas para el peón rural. El FA esconde la corresponsabilidad de su gobierno que permite los despidos, suspensiones y atropellos a los trabajadores urbanos y rurales. Pero la existencia en Rivera de organización sindical en la salud y enseñanza pública, entre otros sindicatos estatales, permite un terreno para clarificar la orientación ajustadora del gobierno nacional cuando hace las veces de patrón.

     En este contexto adquiere una importancia fundamental la proclama central del acto -impulsada por nuestros compañeros y aceptada con mínimas modificaciones por el Plenario departamental del PIT-CNT de Rivera-. La proclama habla de que los gobiernos de derecha, pero también los de centroizquierda, subsidian al gran capital, que el progresismo latinoamericano mostró sus limitaciones de clase e impulsa un ajuste contra el salario y las conquistas obreras, que ante el golpe de Estado en marcha en Brasil la clase obrera debe oponerse sin apoyar políticamente a Dilma y levantando su propio programa. También que ante la reducción de la jornada y del salario planteada por la Cámara de Industria y bien recibida por la burocracia del PIT-CNT, se debe levantar la consigna del reparto de las horas de trabajo entre ocupados y desocupados sin reducción salarial. Estos contenidos convierten el acto de Rivera en verdaderamente clasista y de lucha.

     En este contexto el PT participó del mismo junto a un centenar y medio de compañeros. Fuimos recibidos muy fraternalmente y dialogamos sindical y políticamente con buena parte de los asistentes. Logramos colocar unos 30 periódicos, más de 100 manifiestos y entablar vínculos políticos concretos con varios compañeros, incluso del Brasil. Tenemos invitaciones a participar de seminarios de educación en Brasil y compañeros de Rivera y Livramento comprometieron su presencia en el que realizaremos próximamente en Buenos Aires junto a los compañeros de Tribuna Docente. La situación económica regional, y de la educación en particular, es muy similar, cortada por la misma tijera -la del BM, BID y FMI-. Ante los ataques a los trabajadores llevados adelante por Dilma o Temer, CFK o Macri, Vázquez, o quien sea que gobierne para salvaguardar los intereses del capital; debemos oponer una alternativa política obrera y socialista en toda América Latina. Como dijo el compañero docente brasileño Juca Sampaio -parafraseando a Marx- en su  discurso en el acto: “la liberación de los trabajadores será obra de los mismos trabajadores”.