Turquía: 130 mil metalúrgicos en huelga

Saquen sus manos de la huelga de los trabajadores metalmecánicos en Turquía!

¡La prohibición del gobierno significa que el despotismo del AKP sirve a los patrones!

¡Solidaridad internacional con los trabajadores metalmecánicos de Turquía!

El gobierno de Erdoğan-AKP ha prohibido la huelga de los trabajadores metalúrgicos en el cierre del proceso de negociación colectiva de 130 mil trabajadores. Esto es ilegal, ilegítimo e inaceptable.

Los 130 mil metalúrgicos de Turquía habían declarado una huelga que supuestamente comenzaría el 2 de febrero de 2018. La huelga involucra a los tres sindicatos organizados en la industria del metal. Los sindicatos del metal afiliados a tres confederaciones diferentes, de orientaciones ideológicas absolutamente diferentes, van a la huelga simultáneamente. Este solo hecho es suficiente evidencia de la urgencia de la situación para los trabajadores en esta industria, ya que uno de los sindicatos, el más grande, es un sindicato contra el que, hace dos años, los trabajadores protestaron de a decenas de miles denunciando su docilidad ¡y un segundo está afiliado a la confederación controlada en forma casi disfrazada por el partido de gobierno, AKP!

La huelga está destinada a luchar contra la imposición patronal de aumentos salariales mínimos en una situación en la que los trabajadores metalúrgicos de Turquía ya reciben los salarios más bajos en países comparables y trabajan las horas más largas con la tasa más baja de ausentismo. Como novedad, los patrones también desean extender el plazo del acuerdo de negociación colectiva del período de dos años, que se acepta por regla general en todas las industrias en Turquía, a tres años para poder disfrutar de los beneficios de salarios bajos durante un período de tiempo más largo.

Los 130 mil trabajadores en huelga fuertes serían una fuerza suficientemente poderosa para luchar contra los patrones, si no fuera por la perspectiva de la intervención del gobierno del AKP de Recep Tayyip Erdoğan del lado de los capitalistas, en su mayoría grandes empresas conjuntas entre imperialistas turcos y extranjeros, corporaciones como Ford Otosan, Renault, Mercedes, Tofaş (filial del Fiat italiano) y otros. Este gobierno ha prohibido tres huelgas de trabajadores metalúrgicos en los últimos tres años, así como grandes huelgas en las industrias del vidrio, la petroquímica y la banca.

El propio presidente de la república, Erdoğan, se ha jactado en el pasado más de una vez de que su gobierno está utilizando el Estado de Emergencia, declarado en respuesta al fallido intento de golpe en julio de 2016, para detener las huelgas.

Apoyamos la justa lucha de los trabajadores metalúrgicos de Turquía contra la imposición de términos inaceptables por los capitalistas y declaramos nuestra solidaridad total contra la intervención del gobierno en el derecho legal a la huelga al prohibir esta acción tan importante con cualquier pretexto. Hacemos un llamado a las fuerzas de la clase trabajadora en todos los países para que dirijan su atención a este ataque:

El régimen de Erdoğan ha sido correctamente criticado por sus prácticas cada vez más despóticas. Prohibir una huelga legal es un claro ejemplo de esas prácticas y expone al régimen de Erdoğan por lo que es: un gobierno al servicio de los patrones contra la lucha de la clase obrera.

Metalmecánicos de Turquía, ¡somos solidarios con su lucha!

Deja un comentario