Banco cerrado, Banco ocupado

La Banca Oficial se encuentra en pre conflicto. La orden de avanzar en el achique del BROU, mediante el cierre de dependencias en todo el país (total o parcial) y el pasaje de operativa y negocio a manos de privadas, motivó a los trabajadores a resolver, en las asambleas de base, rechazar, resistir y defender al Banco República, su rol social y a la Banca Oficial en general.

Las juntas de delegados, herramienta estatutaria de consulta y debate con los trabajadores, de resolución en las instancias de asamblea de base y el ida y vuelta de los delegados con la dirección del organismo, van por el camino de la recuperación del sindicato para los trabajadores. La conducción del sindicato ha cambiado, y la consulta con los trabajadores ahora no solo es real, sino vital, para el fortalecimiento y para enfrentar este nuevo embate del gobierno a las empresas del Estado.

-Aprontando los cañones-

Es peligroso ir a una lucha sin antes contar con quienes la deberán dar. Por ello resultaba fundamental la información a todos los trabajadores, la convocatoria a la discusión, la exposición pública de la situación, con la opinión del sindicato. Ese camino ha sido recorrido y lo seguirá siendo, uniendo cada vez más fuerzas entre los propios trabajadores de toda la Banca Oficial, de AEBU en general, y de la mesa de entes.

Hoy nos encontramos ante un gremio informado, con una posición clara desde la base, y con la fortaleza para lanzarnos en defensa de lo que los uruguayos ya se expidieron en más de una vez, en defensa de las empresas del Estado y en contra de las privatizaciones. Este gobierno, una vez más, avanza en el proceso privatizador, que fuera permitido por la burocracia sindical durante todos estos años, pero se encuentra ahora ante una dirección clasista y ante el conjunto de los trabajadores diciendo no más.

-La costumbre de reprimir-

Cómo lo fue la aplicación de los decretos de esencialidad a la salud, municipales, educación y más recientemente a Fancap, Ferroviarios y el gas, en el BROU se innova en medidas represivas. Como si lo sucedido con los últimos trabajadores a los que se les aplicó aquel decreto no bastara para avisar que es esa la posición que tomará el gobierno para diluir las luchas que se presenten ante su constante política de ajuste, el Banco República intenta amedrentar a los trabajadores en una caza de brujas, pretendiendo identificar en forma individual a quienes realizaron la medida de paro del 21 de junio pasado. La firme respuesta del sindicato en la interna y públicamente, desestimó cualquier intento de represalia, pero por si esto fuera poco, la nueva orden emitida es el retiro de todo material puesto para conocimiento del público, en un claro hecho de provocación y represión, que ni siquiera los gobiernos blancos y colorados se animaron a esbozar.

-La acumulación no es cuento-

El achique, la privatización y la precarización del empleo son evidentes. Esto posiciona, no solo a los afiliados al sindicato, sino a amplios sectores del pueblo con un reclamo común. Esto ha sido demostrado por las notas presentadas con miles de firmas recolectadas en los ‘cabildos abiertos’ durante el pasado año, y será nuevamente confirmada mediante la campaña de firmas lanzada desde AEBU en forma oficial el pasado lunes 17 de julio, en defensa de la Banca Oficial y el BROU.

El gobierno lo sabe, y algunos se han animado a declarar públicamente en contra de esta política. La burocracia sindical, que pretende negociar acercándose a las posiciones del gobierno, no encuentra aliados ni puede salir a manifestarlo.

El clasismo gana terreno, se fortalece con la discusión y la resolución de los núcleos de trabajadores y se prepara para enfrentar una arremetida, que deberá derrotarse o el gobierno pagará un gran costo político por imponerse. Mientras tanto, la recolección de firmas permite hacer propaganda para preparar las próximas etapas de lucha: NO AL ACHIQUE, NO A LA PRIVATIZACIÓN. FIRMÁ LA DEFENSA.

One Reply to “Banco cerrado, Banco ocupado”

Comments are closed.