A los luchadores obreros, sindicales y a la izquierda clasista

Garanticemos el paro general, con carácter activo

La primera semana de junio el Banco Mundial otorgó un préstamo millonario al gobierno para financiar las obras de infraestructura que exige UPM.

El gobierno está jugado a fondo a la protección de los negocios capitalistas en curso y a garantizar el pago del brutal endeudamiento que él mismo ha propiciado. Este endeudamiento hoy constituye un 75% del PBI y ha saltado de 12 mil millones de dólares en el 2005 a casi 40 mil millones en el 2017.

Esto ha traído a escena a Astori rápidamente, para frenar cualquier salida de libreto que modifique la estructura inicial de la Rendición de Cuentas y que incremente gastos para la educación, la salud, etc. Inclusive el anuncio de Vázquez de pasar a las víctimas del sistema de Afaps, llamados “cincuentones”, ya se encierra en el callejón de esta advertencia de Astori. La Rendición de Cuentas vendrá de la mano de nuevos impuestos al consumo (mediante el impuesto a las importaciones), para mantener la política de pago de la deuda externa, subsidios al gran capital y aumento del déficit público para invertir en infraestructura en favor de la multinacional UPM.

El ajuste viene reforzándose con los despidos masivos de los trabajadores como Fripur, Fanapel, La Spezia, Tiempost, Polo y más de 50 empresas cerradas. La pérdida de puestos de trabajo en la construcción y afines se estima en casi 40.000.

El ataque a las empresas estatales y servicios públicos se hace evidente en la Rendición de cuentas, para promover las PPP y la tercerización, es decir la privatización.

La movilización de FANCAP frente a la liquidación de su servicio médico y la privatización de las cementeras, las denuncias y movilizaciones llevadas adelante por AUTE contra la privatización de la energía eléctrica, la lucha que se prepara en la banca oficial contra el cierre de sucursales y pérdida de derechos, los paros de los obreros municipales de limpieza contra un plan de postergación de reivindicaciones, la ocupación de Polo, La Spezia y el acampe de UTAA, la lucha de los trabajadores del Hospital de Clínicas contra la PPP, los paros y movilizaciones en la educación y en la salud, y muchos otros ejemplos, reinstalan una tendencia expresada el 8 de marzo con una histórica manifestación.

Las marchas contra el decreto represivo (anti-piquetes) y en apoyo a UTAA; el rechazo aplastante de la asamblea de FANCAP al acuerdo de la burocracia con el gobierno; la multitudinaria asamblea de los trabajadores de Tienda Inglesa que dio por tierra con el acuerdo firmado con la patronal y denunció el desconocimiento de la burocracia de Fuecys de las demandas de los trabajadores; las recientes victorias clasistas en diversos sindicatos también ratifican esta tendencia, y señalan que las luchas de los trabajadores vienen de la mano de una identificación de la política de la burocracia sindical como una política de derrotas ante la patronal y el gobierno. Son  jalones que deben ser continuados, para poner en pie una alternativa de estrategia y de dirección en el seno de los sindicatos, por la independencia política del PIT-CNT y por un plan de lucha para derrotar el ajuste.

El gobierno pretende imponer una derrota a las luchas obreras a través de los decretos de esencialidad, decretos anti piquetes e ilegalización de las ocupaciones, pero ha provocado el efecto contrario: la reacción de la base sindical. Esto deja a contrapié a la política de la burocracia sindical oficialista, lo que potenció el paro general parcial e impuso la moción de 17 sindicatos de un paro general de 24 horas para el 20 de julio -que terminó siendo aprobado en forma unánime.

Una bala cargada no significa que se dispare: el paro general surge como una necesidad del movimiento obrero, pero a la vez habrá un trabajo para impedir que se concrete por parte de las patronales, el gobierno y la burocracia sindical.

En este cuadro proponemos una acción común, unitaria, para defender el paro del 20 de julio con una campaña pública de la izquierda clasista. Llamamos a los sindicatos que impulsaron el paro, a los gremios movilizados, a las agrupaciones combativas y a los jóvenes en lucha a impulsar una coordinación común para garantizar el paro y para hacerlo activo, con charlas y asambleas previas.

Por una gran movilización nacional y acto unitario de los sindicatos clasistas, combativos y de la izquierda independiente del gobierno y de los capitalistas. Llamamos a hacer todos los esfuerzos para que esta tarea sea el inicio de la puesta en pie de un plan de lucha de todas las organizaciones participantes para ganar la calle para derrotar el plan de ajuste y recuperar al PIT-CNT a una política independiente y de lucha unitaria por los reclamos obreros y populares.

One Reply to “A los luchadores obreros, sindicales y a la izquierda clasista”

Comments are closed.