Vamos al EMU con el PMT

El próximo 3, 4 y 5 de noviembre se estará realizando el primer Encuentro de Mujeres del Uruguay organizado por diferentes organizaciones feministas y de mujeres. El EMU contará con talleres que trataran diferentes problemáticas que atravesamos las mujeres en nuestro país y culminará el domingo 5 con una movilización.
El EMU se realiza luego de un año en donde ha quedado al descubierto la responsabilidad del conjunto del régimen político y del Estado en las problemáticas que sufrimos las mujeres. Ni el FA ni la derecha han colocado ninguna salida para las mujeres, por el contrario han votado un presupuesto nacional que no contempla las demandas de las trabajadoras, y desenvuelve un ajuste sobre las condiciones de vida del conjunto de la clase trabajadora. En lo que va de 2017, asciende a 24 la cantidad de mujeres asesinadas por su condición de tal, es decir que pese a las masivas movilizaciones, no se ha logrado arrancar un verdadero plan de prevención y contención (refugios, subsidios, etc) de este flagelo que sufrimos las mujeres. El caso de Valeria Sosa, (quien había presentado varias denuncias contra su ex pareja, un policía de la Dirección de Operaciones Especiales de la división de Inteligencia policial) ha dejado en evidencia la complicidad y el encubrimiento de todos los organismos del Estado respecto a la violencia hacia las mujeres. La falta de recursos presupuestales, políticas y mecanismos de contención quedó también en evidencia en la propia Udelar, con el femicidio de Melina (estudiante de Ciencias Sociales) a manos de su ex pareja, un caso que también revela la debilidad de la FEUU en lo que respecta a la organización independiente de las estudiantes.
El EMU será la ocasión para poner de relieve las demandas de las mujeres y sobre todo de las trabajadoras uruguayas, en la perspectiva de un movimiento independiente que enfrente al Estado y al conjunto del régimen. Es el lugar para poner de manifiesto, los flagelos que aún sufren las mujeres pobres a la hora de practicarse un aborto, producto de los tribunales médicos y los plazos arbitrarios, además de la objeción de conciencia en la que se amparan muchos médicos para evitar la práctica, o de la directa injerencia estatal y eclesiástica en las decisión sobre el cuerpo de la mujer, como se evidenció en el fallo de la Jueza Pura Concepción impidiendo que una mujer ejerciera su derecho a practicarse un aborto, y asignándole un abogado al feto. Las mujeres debemos debatir y enfrentar las pretensiones de la Iglesia Católica, que se ha lanzado con el amparo del presidente y de la primera dama, a una lucha denodada contra nuestros derechos. Así quedó de manifiesto con la charla por parte de un grupo de mujeres en un liceo público de Salto contra el aborto y la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, y la autorización por parte de la ANEP a curas para que realicen visitas en los liceos secundarios, en clara violación de la laicidad de la educación  pública. Las verdaderas necesidades de las adolescentes, de educación sexual, de reparto gratuito en los colegios de anticonceptivos, de atención de equipos multidisciplinarios para el problema de la maternidad adolescente, están lejos de ser atendidos por las autoridades.
Será parte de la deliberación las enormes desigualdades que se desarrollan en el ámbito del trabajo, la enorme brecha salarial que existe; donde las mujeres recibimos menos remuneración por el mismo trabajo y estamos condenadas como más de 800 mil trabajadores a salarios de 15 mil pesos, al trabajo precario, y a la desocupación que más elevada en las mujeres jóvenes.
El encuentro tendrá que abordar además el aumento de chicas desaparecidas en el último período, abordando la problemática del aumento de la trata de  personas y de la prostitución infantil que se desenvuelve sobre todo en los barrios pobres con la complicidad del Estado.
Todos estos atropellos que descarga este régimen social sobre las mujeres y en particular sobre las trabajadoras ponen de manifiesto que no basta con  desarrollar una lucha cultural, contra el machismo, tal y como plantean las organizaciones feministas, que muchas veces reducen nuestra opresión y  problemáticas a una guerra entre géneros, sino que es necesario desarrollar una lucha de conjunto contra el régimen de explotación. En este sentido, es preciso dar una batalla política para superar las perspectivas de colaboración de clases, que pretenden subordinar y cooptar al movimiento de mujeres con planteos tales como la paridad de género en el parlamento. Planteo que promueve el FA y es apoyado por algunas organizaciones feministas, y que no significa ningún  avance en la defensa de los derechos de las mujeres, como ha quedado de manifiesto en la gestión de María Julia Muñoz en el Ministerio de Educación y Cultura reprimiendo el derecho de huelga de miles de docentes. El EMU está planteado por parte de la mayoría de la comisión organizadora – algunas organizaciones por el ejemplo el PCR- solamente como un espacio de discusión e intercambio, sin concebirlo como un factor de reunión, organización y acción de miles de mujeres en pos de nuestras reivindicaciones. En ese sentido, desde el PMT plantearemos en los talleres de debates, la necesidad de avanzar en la resolución de un plan de lucha nacional y de una plataforma reivindicativa para arrancarle al gobierno nacional nuestras demandas. En oposición a la política de conciliación de clases plantearemos que la lucha de las mujeres debe remarcar la responsabilidad del Estado capitalista, organizando a las trabajadoras en la lucha por una sociedad sin explotados ni explotadores, como la única alternativa para la emancipación de las mujeres. Vamos al EMU a debatir estas posiciones y a convertirlo en un encuentro que recoja de los debates en los talleres resoluciones de lucha que pongan de pie un gran movimiento de mujeres independientes del Estado y la iglesia.

Deja un comentario