Unidad con Moody’s y Standard and Poor’s

El anuncio del ajuste despertó una tibia crítica por parte de la dirección oficialista del PIT-CNT, junto a sectores del Frente Amplio como el PCU, el PVP y el MPP, que en pocos días terminar acordando la propuesta del gobierno. Apenas unos días atrás, Mujica anunció que la bancada del MPP votará lo que “decida Tabaré” en materia presupuestal. Tanto la dirección de la central sindical como estos sectores del FA criticaron que se grave la franja por debajo de los 50 mil pesos y propusieron una serie de parches cosméticos para redistribuir las fuentes de recaudación fiscal; pero ninguno cuestiona el ajuste ni propone eliminar los impuestos al salario y el consumo y orientar la recaudación estatal al gravamen progresivo al gran capital.

En los últimos días, todo el Frente Amplio se alineó detrás del ajuste de Vázquez y Astori, para lo cual sólo fue necesario eliminar el aumento a la franjas de ingresos inferiores a los $50.000 y dividir la franja siguiente, junto con otros pequeños retoques por el estilo. La segunda versión del ajuste fue presentada con toda la “fuerza política” respaldando a Vázquez y posando para la foto. Las críticas internas se acallaron y el editorial del Popular del PCU celebra el acuerdo como “un avance trascedente”.

A cambio de estas modificaciones, Vázquez y Astori se garantizan el alineamiento de todo el Frente Amplio en la defensa de la rendición de cuentas, que será enviada al Parlamento bastante antes del plazo constitucional de que dispone el Poder Ejecutivo, con el objetivo de que sea rápidamente aprobada con los votos de la bancada oficialista.

Lo acordado por Vázquez-Astori y el conjunto del FA es compartido por la derecha y la agencia del capital financiero Moody’s, aunque lo declaran insuficiente. Piden más recortes, que el gobierno acaba de comprometerse a realizar. Los trabajadores tenemos que sacar todas las conclusiones.