Se discute el derrumbe de Wall Street

Otra burbuja a punto de pincharse. El rendimiento de los “bonos basura” se acerca al rendimiento promedio, lo cual indica la proximidad del derrumbe. La caída de las bolsas podría llevar a la insolvencia de los bancos centrales. 

La perspectiva de un derrumbe de Wall Street ha vuelto a las páginas de los principales diarios financieros. Destacan una “burbuja especulativa” y también el elevado precio de cotización de las empresas con relación a las expectativas de ganancias, así como el alto nivel de capitalización (la suma total del valor de las acciones), que han llegado a un 120 por ciento del PBI. Las inversiones en la bolsa se han multiplicado mediante el endeudamiento, debido a las tasas vigentes, extremadamente bajas. Existe un vuelco masivo de dinero de los fondos creados por los bancos centrales, al punto que ya serían o son dueños de la mitad de la capitalización.

La burbuja se potencia como consecuencia de la recompra de acciones de las mismas empresas, que es una forma de remunerar a sus accionistas y encarecer cualquier tentativa de una adquisión externa hostil. Este método muestra que no existen alternativas de inversión a la Bolsa, o sea que hay una rentabilidad productiva menguante y una sobreproducción de capital. El aumento del precio de las acciones disminuye la rentabilidad de la inversión en ellas.

El alto nivel de endeudamiento que apalanca esta suba -el más alto de la historia, incluso superior al que anticipó la crisis de 2007-2009- amenaza con producir una insolvencia bancaria generalizada. Cualquier detonante (suba del petróleo, desintegración de Irak, default de Argentina, etc) puede encender la mecha. El que no se va a tiempo no podrá reembolsar las deudas que contrajo para especular en la Bolsa. El hecho de que el rendimiento de los llamados ‘bonos basura’ se acerque al promedio, denuncia la inminencia de un derrumbe, porque se aplica a empresas que ya son insolventes.

La mayor burbuja

La capitalización global de los más grandes mercados de valores alcanzó 63,4 billones de dolares en noviembre de 2013. Supera a la alcanzada en octubre de 2007, cuando llegó a 62,7 billones.

La suba de las bolsas de valores no es la resultante de un mejor desempeño empresario. Es el resultado de que los principales bancos centrales, liderados por la FED y el BCE, han bajado la tasa de interés con el objeto de impulsar la reactivación económica e invertido en bonos públicos para financiar a los Tesoros de sus países. También han incursionado en la compra masiva de acciones, desde el Banco Popular de China hasta la FED, hasta ser dueños del 50% de la capitalización bursátil.

Un derrumbe bursátil llevaría a una insolvencia masiva de los bancos centrales y al derrumbe de sus monedas. La crisis que se avecina ya no cuenta con la posibilidad del rescate de los bancos centrales, los que se han convertido en el centro del nuevo estallido. La aparición de dinero electrónico, como los llamados bitcoins, representan una tentativa de poner a resguardo a los capitales de la crisis. El oro, que se cotiza cuatro veces por encima del comienzo de la crisis actual, podría alcanzar niveles prohibitivos y descontrolar la depresión que se ya se encuentra en desarrollo.

Nicolás Roveri