Responder la represión de los capitalistas de la carne: Plan de lucha unitario de todo la FOICA

La patronal del Frigorífico de Durazno, dio comienzo a un proceso represivo contra los trabajadores sindicalizados, enviando a casi un centenar de trabajadores al seguro de paro que reclamaban un 30% de incremento para equiparar sus salarios con el resto de los frigoríficos.

El grupo brasilero Minerva S.A, compró el ex Frigorífico Canelones, también el Carrasco, el PUL en Melo- Cerro Largo, en estos tres últimos, al igual que el grupo nacional propietario del Solís en Lavalleja, están aplicando medidas represivas con los trabajadores intentando romper el sindicato, despidiendo o enviando al seguro de paro a los núcleos sindicalizados y algunos delegados.

En realidad, el intento en el frigorífico Carrasco fracasó, la patronal tuvo que retroceder, ya que la ocupación de la planta restituyó a los trabajadores enviados al seguro de paro “en plena zafra”, como reconoce la propia Federación Rural.

Pero, los capitalistas de la industria frigorífica, que nuclea casi 12000 trabajadores, se preparan para quebrar la lucha y organización de los obreros de la carne.

La patronal del Solís presentó un recurso ante el juez, para que este ordene a la policía impedir los piquetes, y así lo hizo.

Muñoz dirigente sindical del FOICA dijo a El Pais …. “en el frigorífico Solís ya se habían producido despidos que el sindicato consideró arbitrarios en 2009 y 2016. El sindicalista aseguró que entre los despedidos en el frigorífico Solís hay varios integrantes de la directiva del gremio de la empresa. Según Muñoz, los trabajadores se estaban desempeñando “a reglamento” en reclamo de una partida por productividad cuando fueron despedidos.”

Los trabajadores que no adhieren al paro están carnereando amparados por una decisión judicial que ha sido a medida del reclamo de la Federación Rural y el grupo brasilero Minerva.

La F. R.U emitió un comunicado diciendo: “Destacamos que esto ocurre en plena zafra, cuando se comercializa la mayor cantidad de animales en el año y cuando el país debe cumplir con obligaciones de exportación previamente asumidas”, agrega, “lo que está pasando hace imperioso que Uruguay adopte la sugerencia de la Organización Internacional del Trabajo en el sentido de que las ocupaciones no deben afectar la libertad de trabajo de quienes no adhieren a los paros.” (diario El Pais)

Los ganaderos y capitalistas de la industria frigorífica llevan adelante su agenda para quebrar la organización sindical e ir a una quita de las conquistas de los obreros de la carne.

La FOICA debe superar su división en dos Foicas, las luchas aisladas, parciales y a destiempo desde los frigoríficos y no depositar expectativas en “la sensibilidad del gobierno” desde su conducción, porque la sensibilidad del gobierno con los obreros es con los capitalistas, como se demuestra con el proceso UPM y con la lucha de bancarios.

La FOICA debe formular su propia agenda, con un plan de lucha unitario de todos los obreros y obreras de la carne, que se inicie con paros y ocupaciones de los lugares de trabajo.

Ningún despido ni envíos al seguro de paro, equiparación salarial de todos los trabajadores de la carne, ninguna restricción, ni represión al derecho de huelga.

 

Deja un comentario