Por la independencia política de la FEUU

La Agrupación “Primero de Mayo” se presenta a las elecciones de la FEUU bajo el planteo de una federación universitaria independiente del gobierno.

Llamamos a apoyar la lista 17 a la Mesa de la FEUU, de la “Primero de Mayo”. El siguiente extracto de “Prensa La Clase” explica cómo encara la “Primero de Mayo” la elección de la FEUU.


El ajuste en la Universidad

El ajuste del gobierno en el presupuesto universitario tendrá como consecuencia la perpetuación de los problemas edilicios, la falta de funcionarios y docentes, los salarios de hambre, la continuidad de las políticas elitistas y antidemocráticas (cupos, falta de turnos, pruebas de ingreso, etc).

El desfinanciamiento presupuestal de la Universidad es la contracara de un proceso de privatización y mercantilización, que implica entre otras cosas el financiamiento privado, los convenios con el gran capital, la formación de estudiantes y las pasantías al servicio de las empresas y el gobierno y la tercerización de trabajadores y espacios de la UdelaR.

La universidad vive su propio ajuste interno. El rectorado de Markarián impulsa un recorte feroz en Extensión Central que incluye la eliminación de más de la mitad de los cargos docentes y de varios centros de formación popular y líneas de trabajo. Además de fines económicos, este recorte tiene, sobretodo, fines políticos: se inscribe en la orientación del nuevo rectorado de poner la extensión universitaria directamente al servicio de las empresas capitalistas y del Estado.

 

La crisis del oficialismo

A diferencia del 2013, la FEUU figuró desde el inicio en el calendario de lucha y movilizaciones junto a los demás gremios y sindicatos de la educación. Sin embargo, la Federación no estructuró nunca un plan de acción ni tendió a la unificación de las luchas en curso para derrotar el presupuesto austero, limitándose a implementar algunas medidas fragmentadas. (…)

Durante los últimos años, el movimiento estudiantil universitario asistió a sucesivos recambios en la dirección de la FEUU y a la emergencia de nuevos agrupamientos de izquierda (algunos de los cuales aparecieron y desaparecieron sin pena ni gloria). Estos procesos son la expresión del resquebrajamiento de la regimentación política oficialista sobre la Federación y de la tendencia del movimiento estudiantil universitario a la ruptura con el gobierno del FA. Hasta el momento se trata de una expresión distorsionada y capitalizada por grupos que, si bien están a la izquierda del oficialismo (tanto en su programa como en el impulso que dan a la movilización), no constituyen una oposición estratégica a la orientación del gobierno y el capital en la universidad.

La crisis del oficialismo se expresa en la pérdida de sus mayorías, antes incontestables, en los órganos de dirección de la Federación y en los cargos de cogobierno; en la derrota de su estatuto en el plebiscito y en el triunfo de Markarián como rector entre otros elementos. (…)

Actualmente las corrientes que responden al gobierno codirigen la Federación y se reparten los cargos de cogobierno en un equilibrio extremadamente volátil con el Frente Susana Pintos. Esta situación no ha significado un enfrentamiento al interior de la FEUU en relación a las definiciones estratégicas, ya que en la mayoría de las cuestiones centrales de la Universidad, las dos corrientes han estado de acuerdo. (…)

 

El Frente de Participación Estudiantil – Susana Pintos

El Frente de Participación Estudiantil – Susana Pintos (FPE) es resultado de la alianza de sectores que provenían, en su mayoría, de la izquierda frenteamplista, y que transitaron un proceso de corrimiento hacia la izquierda que los colocó en oposición al gobierno y sus representantes en la FEUU. (…) Este frente tiene una composición contradictoria, ya que por un lado esta mayoritariamente dirigido por un sector reformista y alineado con el rectorado y las camarillas docentes de la Universidad. Pero por otro lado, por abajo se ha transformado en un polo de reagrupamiento de diversos sectores de los estudiantes que se oponen a la subordinación política de la FEUU al gobierno y que tienden a la ruptura con el Frente Amplio.

Mientras critican la política económica del gobierno e impulsan la implementación de algunas medidas de lucha, apoyan íntegramente el pedido presupuestal del rectorado, apoyan el recorte y el cambio de línea en extensión, no enfrentan los negocios capitalistas y tienen cargos en la gestión. Con su política de seguidismo al rectorado de Markarián, el Frente Susana Pintos se posiciona objetivamente como el ala izquierda del régimen universitario actual con su orientación social capitalista y oficialista. (…)

 

Una nueva dirección para la FEUU

La Agrupación de Estudiantes 1º de Mayo, integrada por militantes de La Clase junto a otros sectores de estudiantes independientes y luchadores, ha desarrollado durante este año un trabajo de agitación, propaganda y organización tendiente al desarrollo de la agrupación como una tendencia universitaria con expresión en varios centros de estudiantes. Como resultado de este trabajo, la 1º de mayo tiene agrupaciones constituidas en tres facultades y una serie de compañeros interviniendo en varios centros de estudiantes. (…)

En este sentido, las elecciones universitarias deben constituirse en una instancia más de clarificación política y de organización y lucha contra el ajuste y la represión.

Hacemos un llamado a todos los militantes y corrientes de izquierda y luchadores a levantar un programa de independencia política y de lucha junto al pueblo trabajador por una Universidad pública, democrática y científica al servicio de los trabajadores y su emancipación social.