Los trabajadores de limpieza de la IMM se movilizan contra el reglamento de extensión horaria

La IMM ha acompañado su política de congelamiento salarial y de reducción de personal con un régimen extorsivo de trabajo.

Se ha llevado a los trabajadores a tener 2 horas más de trabajo, la jornada laboral en la IMM es de 6 horas. Estas dos horas tienen valor inferior al que paga la ley nacional por las horas extras y violentan derechos y conquistas logrados

El trabajador pierde el derecho a esas dos horas diarias más y su pago, si usufructúa la licencia por estudio, el derecho existente de 120 minutos de llegada tarde en el mes, y lo más importante derecho a estar en el sistema de extensión horaria si la licencia por enfermedad traspasa los 20 días anuales.

El carácter de la tarea insalubre en la división limpieza y la reivindicación por su aplicación, -extintas por decreto por la dictadura-, están corrompidas por este régimen que implantaron los gobiernos progresistas de la IMM, con la reducción de personal y la reducción del salario, y con la complicidad de las direcciones sindicales oficialistas que han intervenido en ADEOM para bloquear la recuperación de esas conquistas y derechos.

La asamblea de los obreros, administrativos y de mantenimiento de limpieza urbana ha retomado el camino de una plataforma común por la defensa de sus derechos y la caída de estas reglamentaciones antiobreras.

La última concentración de los trabajadores en el despacho de Martínez fue desconocida por este y no atendió a ADEOM, pero tampoco se animó a volar los puentes y prefirió acudir a los oficios de sus aliados políticos en las listas que integran la directiva de ADEOM antes que ir a un enfrentamiento abierto con la lucha de los obreros de limpieza. A la hora de salir este Tribuna ya ha comprometido una reunión con la delegación sindical.

El carácter del choque de la política del socialista Martínez, con los intereses de los trabajadores municipales de limpieza y su plataforma, traspasa la discusión y los aspectos particulares de la reglamentación sobre el régimen de extensión horaria y abre el debate sobre el salario, la insalubridad, la pérdida de puestos de trabajo y el cese del sabotaje organizado desde el gobierno al servicio municipal de la limpieza urbana de la ciudad. Esto es un jaque al convenio que el PCU y el oficialismo impulsaron en ADEOM en una asamblea minoritaria de menos de un 4 % del padrón de afiliados como expresión de la desmoralización y apatía de la desmovilización, a la que fue llevada la base del gremio a partir de una política de renuncia a la lucha de la mayoría de la dirección sindical.