La UP rechazó la propuesta de acuerdo del PT

La Coordinadora de la Unidad Popular dijo que no al acuerdo propuesto por el PT, que no había puesto condiciones para participar en las elecciones – con la lista 1917– bajo el lema “Asamblea Popular”. No hubo una respuesta escrita (ni oral) que explicara las razones del rechazo. En una breve reunión se nos dijo que había algunas organizaciones de la UP que habían votado en contra (luego supimos que habían sido el PCR y MODEJU, dos grupos que en las pasadas internas sacaron menos votos que el PT), y las restantes siendo favorables a concretarlo aceptaban ese “veto”.

Aparentemente, las organizaciones que vetaron el acuerdo tampoco tenían la misma argumentación. El MODEJU nos critica que nos mantenemos militando en las organizaciones de masas (PIT-CNT, ONAJPU), mientras que el PCR está más cerca de nuestra posición en ese punto (no está de acuerdo con irse de los sindicatos de masas). Desconocemos exactamente qué argumenta el PCR, pero si se afirma que es por diferencias políticas y programáticas lo menos que se puede decir es que no es nada serio. El PCR en la Argentina ha hecho alianzas casi con cualquiera, y de hecho con distintas fuerzas en cada provincia. Ha estado ligado a Pino Solanas, pero también hizo un frente único con la oligarquía terrateniente contra los impuestos al agro que puso el kirchnerismo. Sin ir tan lejos, en nuestro país integró el Frente Amplio y las listas del MPP. ¿Acaso tenía menos diferencias con Seregni, Mujica, Astori, Fernández Huidobro, Nin Novoa, cuando votaban junto a ellos en el mismo lema, de hecho arrimándole algunos votos a Tabaré Vázquez y Cía.?

Pronto aparecieron en las redes sociales y se escucharon por CX36 algunos ataques al PT para intentar justificar una resolución que la mayoría de las bases de la UP rechazaban. El propio Gonzalo Abella pretendió justificar la decisión (que supuestamente él no compartía, pero no lo dijo) diciendo que había muchas diferencias, como el hecho de que habíamos concurrido al acto del Primero de Mayo del PITCNT y nos negábamos a romper con esa central sindical (una posición que no apoyan de hecho varios grupos de la UP). Abella llegó a calumniar al PT cuando dijo que “simplificando un tanto”, el PT “ha expresado su simpatía con los sectores opositores” de Cuba, Venezuela o Bolivia. De Argentina no dijo nada, curiosamente, cuando él está sentado en la UP junto al PCR –que está aliado a esos “opositores” en la vecina orilla, e hizo campaña junto a la Sociedad Rural argentina contra los impuestos a los sojeros. ¿Dónde expresó el PT alguna simpatía hacia la derecha o los gusanos? El calumniador siempre habla en forma genérica, porque obviamente no puede aportar pruebas. Abella sugiere del PT lo mismo que algunos atribuyen a la UP desde el FA: que le hace el juego a la derecha. Claro que es más fácil decir eso de la UP si le abren los micrófonos de la “36” a blancos y colorados (mientras se lo niegan a diversas manifestaciones de la izquierda, incluido el PT). Lo que el candidato presidencial revela con su calumnia es que es hostil a la estructuración políticamente independiente de la clase obrera, frente a los Kirchner, los Evo Morales o el chavismo. Frente a los nacionalistas burgueses o pequeño burgueses la clase obrera debe hacer seguidismo: construir una oposición socialista sería “hacerle el juego a la derecha”. Eso es estalinismo puro.

Tal vez la oposición a un acuerdo con el PT se pueda resumir en el apego de los dirigentes de la UP a la estrategia hacia “un gobierno popular y antiimperialista”, es decir, de alianza con sectores burgueses “nacionalistas”. El rechazo muestra la hostilidad al planteo estratégico de un “gobierno de trabajadores” y de la “unidad socialista de América Latina”. La UP realiza una crítica al FA en términos frenteamplistas, no socialistas y revolucionarios.

En las redes sociales, algunos militantes del 26M llegaron a afirmar luego que hacer esa alianza pese a las diferencias era “oportunista”… sin darse cuenta que estaban acusando de oportunistas a sus dirigentes, que en principio eran partidarios de arribar a ese acuerdo.

El pretexto, ensayado por otros, de que “no hubo tiempo suficiente”, intentando afirmar que había llegado muy tarde la propuesta (más de 15 días antes del plazo para presentar listas), omitía que el PT viene planteando un frente de izquierda desde hace mucho tiempo, en particular realizó un llamado público en setiembre del año pasado. También omiten que ellos mismos no hicieron ninguna propuesta ni antes ni después, para concretar un acuerdo que evitara la dispersión electoral del voto de oposición por izquierda al Frente Amplio.

La responsabilidad de esta división es de los dirigentes de la Unidad Popular, que actuaron en función de intereses de aparato o faccionales.

pcr_sta_fe
Pintada PCR (argentino) Santa Fe