La lucha del SUNCA debe triunfar

Convenios de ajuste y subsidios a los capitalistas

A pesar de que en la rama de la construcción el crecimiento ha sido formidable y las ganancias siderales para la Cámara de la Construcción y la APP (Asociación de Promotores Privados), desde el 2011 a la fecha se llevan perdidos 20.000 puestos de trabajo, es decir el ajuste ya está corriendo hace rato.
Pero, tras cuernos palos, y ahora el gobierno impulsa un formidable subsidio a los capitalistas y al unísono impone pautas de caída del salario y pérdidas en las condiciones de trabajo y de vida de los obreros de la construcción.
El que no acepta esta imposición del gobierno Vázquez-Astori y las empresas no tiene convenio colectivo.
Así se manifiesta el gobierno: “En momentos de desaceleración económica, nos parece importante contribuir al dinamismo” del sector, dijo al informar sobre el nuevo decreto el titular interino de Economía, Pablo Ferreri, en conferencia de prensa, el lunes 17 luego del Consejo de Ministros. La caída de la actividad del sector es sistemática. Según el BCU, desde enero a junio la retracción fue de un 10%, con más de 8.000 trabajadores que fueron enviados al seguro de paro.
La orientación del gobierno es aplicar un fenomenal subsidio a las patronales de la construcción, mediante la exoneración de todo tipo de recargo a la importación de equipos, máquinas y materiales, al tiempo que “se exonera del pago del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE) por un máximo de 10 años y se exime del Impuesto al Patrimonio por los inmuebles construidos en Montevideo, por un período de ocho años, y diez en el resto del país”. (Revista Búsqueda, 20/10). Un perdona tuti, mientras se descarga el ajuste sobre la clase obrera.
Un segundo aspecto de la política de Vázquez es avanzar en la privatización de las obras públicas -que fue incluido en el presupuesto 2015-2017- otorgando la concesión a privados mediante el régimen de PPP, como ocurrió para el Hospital Clínicas, las cárceles, escuelas y liceos. Finalmente, se complementa con la proyección de una tercera fábrica de pasta de celulosa de UPM, que daría un breve impulso a la construcción.

Una lucha decisiva para toda la clase obrera

Esta situación es denunciada por el SUNCA cuando señala en una declaración del 20 de octubre “de no cambiarse las posturas de cero margen de negociación del poder ejecutivo en la pauta salarial y del sector empleador en no avanzar en acuerdos  si no son acompañados en forma tripartita condenan a la industria un escenario de decreto”. En buen romance los capitalistas de la Construcción protegen sus ganancias con las  pautas salariales del gobierno y los subsidios en curso que pagamos todos con más emisión de deuda.
“Suspendida la negociación colectiva (dice el comunicado del SUNCA) tomamos en el Comité Ejecutivo Nacional la decisión unánime de todos los ámbitos incluyendo la instancia de intercambio planteada por presidencia para analizar  las condiciones para instalar una tercera planta de celulosa”.
El 27 de octubre el SUNCA estará convocando a un paro con concentración a las 13 horas en el Obelisco de Montevideo en defensa del salario y de trabajo.
La lucha que tiene planteada el SUNCA por delante es decisiva en la correlación de fuerzas del movimiento obrero contra los capitalistas y su gobierno.
Es necesario desplegar una gran agitación de apoyo y lucha en todos los gremios contra el ajuste, las pautas salariales del gobierno, por la defensa del SUNCA y todos los gremios en lucha.
Es necesario reinstalar la exigencia de paro general y plan de lucha, que las dirección burocrática pro gobierno del PIT-CNT bloqueó recientemente. Es vital para defender las luchas obreras en curso  como las de SUNCA e  imponer la derrota del plan de ajuste capitalista del gobierno.