La ideología en las elecciones municipales

< ideologia

Entre tantas apariciones mediáticas de los candidatos de la Concertación y el FA a la IMM, hay una que puede parecer pequeña pero que encierra un elemento de engaño muy grande a los trabajadores; que se intenta mostrar como una obviedad y que sirve de pie para encarar una campaña llena de espejitos de colores sin ninguna sustancia.

Nos referimos a Edgardo Novick, empresario candidato “independiente” por la Concertación, que no se cansa de manifestar en cada oportunidad que tiene que la elección municipal debe estar “desprovista de ideologías” y que debe “votarse por gestión, por administrar”. Esto a simple vista no dice nada, pero si lo analizamos, es una idea que los empresarios utilizan siempre para sembrar confusión entre los trabajadores y atentar contra su organización.

Y es que Novick pertenece a una clase social distinta a la nuestra, con intereses contrapuestos. Eso Novick lo sabe, por eso para conquistar el voto de los trabajadores debe reforzar su discurso con la negación de la lucha de clases y mostrar la idea maravillosa de que existe una forma de “gestión”, de “administración”, que puede beneficiar a todos. Algo que suena muy lindo, pero de lo que existen sobrados ejemplos de que es imposible, y que cuando se afirma a sabiendas de que es imposible, se convierte en una mentira, en un engaño. Con este discurso, el empresario pretende golpear al FA, acusando los defectos de su gestión porque “el FA gobierna siguiendo ideologías”. La contradicción en la que entra Novick, es que el FA ha gobernado siguiendo la ideología de la defensa de los intereses del empresariado y el gran capital. Es por ello que por ejemplo, en el barrio Maracaná, la intendencia asfalta las calles en donde salen los camiones de las fábricas y depósitos y deja calles de tierra que se convierten en barriales para las zonas residenciales. Es por ello que la gestión frenteamplista ha tercerizado todos los servicios que ha podido, generando ganancias enormes para las empresas tercerizadoras, mientras que los empleados de las mismas tienen condiciones laborales mucho peores que en la IMM, es decir, que se beneficia a los empresarios y se perjudica a los trabajadores. Es por ello que la intendenta “comunista” ha decretado servicios de esencialidad quebrantando el derecho a luchar de los trabajadores organizados. Es por ello que el candidato “socialista” Daniel Martínez justifica el aumento del boleto por la “estructura de costos”, un eufemismo para “ganancias de los empresarios”; y que propuso administrar a la IMM como si fuera una empresa privada, en pos de, oh casualidad, la “eficiencia”. Es como si lo hubiera dicho el mismo Novick. Es por ello que Lucía Topolansky ante los micrófonos de Radio Uruguay utilizó las mismas palabras que Novick y habló de ordenar la IMM para que haya eficiencia administrativa; y es por ello que no se hace asco en reflotar propuestas de ediles nacionalistas. Por eso Virginia Cardozo, candidata del PVP, en su blog también destaca la necesidad de “optimizar la gestión” y de incorporar “objetivos y metas”; lo mismo que propone Daniel Martínez y que siempre, en todos los organismos públicos donde se ha incorporado, llevan a una rebaja salarial a los trabajadores y son la justificación de numerosas tercerizaciones.

Pero también se puede hablar directamente de las propuestas de los mismos candidatos de la concertación, con Novick hablando de que es necesario poner césped o al menos césped sintético en las canchas de Baby Fútbol para permitir un mejor desarrollo de nuestros futbolistas, ya que somos un país exportador de futbolistas; o a Álvaro Garcé, que propone utilizar las viviendas desocupadas de la Intendencia (de los especuladores inmobiliarios ni hablar) mientras habla de “negociar con autoridad” con ADEOM (Es decir, que pretende ir a un enfrentamiento abierto con los trabajadores), o a Rachetti que no se cansa de hablar de “mala gestión” sin entrar jamás a las causas de la misma así como de “recortar gastos”.

Vemos que los candidatos  del FA y de la Concertación siguen una línea común, y que es la del ataque hacia los trabajadores y la propuesta de flexibilizar la gestión municipal para avanzar en las tercerizaciones y el beneficio a empresas privadas. Todos de una manera u otra se esfuerzan en decirnos que es posible una mejora “para todos”, pero luego con el resto de sus declaraciones nos muestran lo que decíamos anteriormente. Ninguno de ellos está por la defensa de los intereses de los trabajadores, sino por los intereses del empresariado. Posiblemente algunos se apoyen en cierto sector del empresariado y otros candidatos en otro sector, pero lo que está claro es que ninguno se apoya en los que vivimos de la venta de nuestra fuerza de trabajo. Y es por eso mismo que la “ideología” es fundamental, y más importante que nunca, porque la misma indica a quienes se pretende beneficiar, para quienes y sobre todo, con quienes, se pretende gobernar. El PT ha estado, está y estará siempre con los trabajadores. Ellos no pueden decir lo mismo. No te dejes engañar.