Jornadas de lucha del movimiento estudiantil

El accionar autoritario y el continuo desfinanciamiento de la educación por parte del gobierno despertó dentro de los gremios de formación docente y algunos secundarios la necesidad de tomar medidas de lucha más fuertes. Los estudiantes han tomado la iniciativa en la lucha contra la rendición de cuentas del ajuste y la privatización.
En los centros de estudio: IPA, Magisterio, Educación Sociales, liceos IBO, 63 y Miranda se resolvió, asamblea mediante (en algunos casos masivas), la medida de ocupación para luchar por el presupuesto necesario para la educación pública.
Lo mas destacable de las ocupaciones es el rol activo que asumieron los estudiantes. Donde en cada ocupación se desarrollaron talleres tanto de presupuesto, como de la Universidad de la Educación (UNED), sobre problemáticas de género, intervenciones artísticas, siempre convocando al resto del estudiantado a informarse y discutir al respecto. Pero también se salió a la calle a difundir el conflicto para que se sepa que nuestra lucha es justa y a favor del pueblo. En términos generales, el oficialismo se mantuvo al margen de estas ocupaciones, que se transformaron en núcleos de reagrupamiento para el activismo combativo del movimiento estudiantil.
La FEUU fue la gran ausente en estas jornadas, con una participación apenas testimonial en algunas ocupaciones y casi ausente en la movilización al palacio, que fue boicoteada por las corrientes mayoritarias de la Federación. La masiva marcha del 15 de junio dejó de manifiesto la creciente capacidad de movilización de los estudiantes universitarios: la FEUU necesita transformar ese potencial en lucha organizada y activa para derrotar el ajuste fiscal y los ataques a la educación pública, junto con el resto del movimiento estudiantil y con los trabajadores, en primer lugar con los sindicatos de la educación.
Las ocupaciones llevadas adelante el jueves 29 y el viernes 30 (hasta el lunes en el caso del Miranda) culminaron con una concentración frente al Palacio Legislativo denunciando la postura del gobierno con una pancarta que decía “el gobierno decidió matar la educación” y levantando la proclama de 6% para ANEP y UdelaR para que se cumpla con las plataformas de una educación digna y de cara al pueblo.
Los estudiantes ocupamos y nos movilizamos contra la rendición de cuentas, que garantiza el pago de la deuda mientras desfinancia y privatiza la educación y la salud pública. Este ataque al pueblo trabajador ya cuenta con el acuerdo de la bancada oficialista. También en el movimiento estudiantil, se trata de separar a la juventud de los responsables políticos del ajuste, que votarán nuevamente una rendición de cuentas contra la educación pública.
La juventud que lucha necesita construir, junto a la clase obrera, una alternativa política a todos los partidos del ajuste. ¡El 18 de agosto vamos al Acto del Partido de los Trabajadores, para colocar una alternativa obrera y socialista al desfinanciamiento presupuestal y las privatizaciones, en defensa de la educación pública!