India: triunfo de las trabajadoras del té

Hacia finales de septiembre en la localidad de Munnar (Estado de Kerala), seis mil trabajadoras del té de las plantaciones de Kanan Devan Hills, controladas por la empresa trasnacional india Tata (una de las más grandes del mundo), se alzaron contra las históricas y brutales condiciones de explotación laboral. La rebelión estuvo liderada por la delegada combativa Lissie Sunny, una trabajadora con más de 30 años en la empresa, que ayudó a formar la organización de trabajadoras Unidad de la Mujer, conocida como Pompilai Orumai, que incluso se presentó a las elecciones locales a principios de este mes y ganó tres escaños (Rebelión, 23/11).

Las reivindicaciones que efectuaron fueron, entre otras, la de un aumento salarial (hoy las mujeres cobran 3,5 dólares la jornada, la mitad de lo que recibe un obrero asalariado), contra la extensión de la jornada laboral (en la actualidad trabajan desde las ocho de la mañana hasta el anochecer) y por la regularización del empleo informal, debido a la masiva mano de obra flexibilizada que contrata la patronal (Times of India, 20/9). Los piquetes y los cortes de ruta fueron algunas de las medidas en los nueve días que duró la huelga y que consagró una victoria parcial: se conquistó sólo el aumento salarial, mientras que los demás ítems se tratarían en los meses siguientes.
Un dato importante del conflicto ha sido el enfrentamiento con el Comité de Plantación del Trabajo (que llamó a huelga sólo después de iniciada la rebelión) y los mafiosos “barones” sindicales que la dirigen, que ofician como barrera de contención de los derechos de las obreras y carnearean los paros. Las trabajadoras se quejan de que éstos reciban amplias ganancias transferidas por los propietarios, como también lujosas casas rentadas por la misma compañía (www.wsws.org, 14/11).
La lucha ha despertado un gran interés en otras trabajadoras del té de los estados de Assam, Bengala Occidental, Tamil Nadu y Karnataka. La movilización y organización independiente es el método para conquistar todas las reivindicaciones planteadas.