Partido de los Trabajadores

Golpe en Brasil – TAPA

Gobierno reconoce al golpista Temer

El desenlace golpista en Brasil estaba largamente anunciado. Pese a ello ni la CUT ni el PT convocaron a una huelga general para enfrentarlo. Dilma Rousseff aceptó el procedimiento del impeachment que criticaba, reconociendo -al Congreso primero y el Senado después- la potestad para echarla del gobierno. Un parlamento lleno de ladrones denunciados por casos de coimas y corrupción en prácticamente todos los partidos.

Rousseff fue derrocada por un golpe capitalista. La Federación Industrial de San Pablo, que se benefició durante más de una década de los gobiernos lulistas, cambió de frente cuando la crisis mundial afectó sus negocios. La bancarrota de Petrobras y de todo el entramado empresario financiado por la petrolera, mostró el agotamiento definitivo de la tentativa de generar una burguesía “nacional” financiada con los altos precios de los hidrocarburos.

Algo similar, en una escala mucho más pequeña, sucedió con la tentativa de Mujica y el Frente Amplio en torno a ANCAP y otros entes estatales, que financiaban una red de empresas y un supuesto “desarrollo nacional”, que culminó en pérdidas cuantiosas y deudas fabulosas.

Otra política supuestamente “desarrollista” es la que se expresó en Botnia-UPM y luego en Montes del Plata. La instalación de “mega inversiones” libres de todo impuesto (zona franca) apenas generó empleo transitorio y profundizó la primarización de la economía, la dependencia de las materias primas, y la extranjerización de la tierra -en manos de mega latifundios forestales- que ocupan cada vez menos trabajadores y cada vez más precarizados. Ahora van por una tercera pastera contaminante, con subvención estatal de 1.000 millones de dólares mientras suben el impuesto al salario. Este camino ya fracasó.

Frente al golpe en Brasil, decimos “Fuera Temer” sin dar ningún apoyo político a Dilma Rousseff y el PT de Lula, que son otra variante ajustadora. La clase obrera debe convertirse en alternativa política, luchando contra el golpismo y los ajustadores con un programa propio, en la perspectiva de un gobierno de trabajadores.

Vayamos a un congreso del movimiento obrero, para votar un programa de lucha, y por la independencia política de los sindicatos y el PIT-CNT frente al gobierno. Que la crisis la paguen los capitalistas.

EDITORIAL

Vázquez con Temer y el ajuste

Situación Política

Qual piuma al vento 

Vamos por el paro general

Un giro en Materia de Impunidad

Sindicales

Afutu: Recorte presupuestal y reforma anti educativa

El autoritarismo es la reforma educativa

Universidad 

FEUU: Derrota del oficialismo 

Mujer

Trata de personas, el segundo negociado mas rentable del mundo 

Otro feminicidio más bajo la complicidad del Estado

Sociedad

De Puma a Nike: la crisis del fútbol uruguayo 

Nacionales

Un socialista que defiende la propiedad privada 

Internacionales

Elecciones en EE.UU: La crisis y el fenómeno Sanders 

Chile se subleva contra las jubilaciones privadas