¡Fuera Aratirí!

Impulsemos la movilización y la recolección de
rmas para que el pueblo decida

Pese a la existencia de una gran oposición popular, el gobierno pretende firmar a las apuradas un contrato con Aratirí para permitirle realizar un gigantesco negociado con las riquezas naturales del país. Un contrato que se firmaría incluso antes de que la DINAMA lo avale desde el punto de vista ambiental.

Lo de Aratirí es una nueva Pluna, que nos va a dejar un inmenso agujero en el suelo pero también en las finanzas públicas. Está claro que la empresa Zamín Ferrou no pagará impuestos por varios años, mientras se llevará el mineral de hierro y generará una gran contaminación ambiental, como lo demuestran otras experiencias similares en América Latina y el resto del mundo. Por otra parte, el Estado hará inversiones y se endeudará para facilitar a la empresa minera energía barata y un puerto en la costa rochense. La regasificadora en el Oeste montevideano, y el puerto de aguas profundas en Rocha, también generan un gran rechazo en la población.

La fantasía de generar una industria siderúrgica nacional es insostenible, el proyecto de la minería a cielo abierto conduce a una mayor dependencia de la exportación de materias primas sin industrializar. El de Aratirí es un negocio totalmente dependiente de los precios internacionales del hierro y de la demanda China de ese metal, y las perspectivas son de una caída en esos precios y en esa demanda. Por eso el apuro de Zamín Ferrou y del gobierno por firmar el contrato. En el marco de la crisis capitalista, estos ‘mega emprendimientos’ buscan hacer un rápido negocio con los elevados precios de las materias primas, no abren paso a ninguna industrialización.

Las Juntas Departamentales de Lavalleja y Tacuarembó declararon a esos Departamentos “libres de minería a cielo abierto”, pero el gobierno no tiene intención de respetar esos pronunciamientos. En Tacuarembó la población juntó miles de fi rmas para plebiscitar la prohibición de la megaminería, pero la Corte Electoral impidió la convocatoria al pronunciamiento popular. Ahora se ha lanzado una recolección de fi rmas para realizar un plebiscito constitucional para prohibir la minería a cielo abierto en todo el país. El Partido de los Trabajadores declara su apoyo a esta campaña, respaldando el principio democrático de que sea el pueblo el que decida, e impulsando esta recolección junto a la movilización en las calles.

Los principales candidatos le dan la espalda a este plebiscito, incluso los que –como algunos dirigentes del Partido Nacional– hacen demagógicas declaraciones contra Aratirí. Constanza Moreira también levantó la mano para votar la Ley Aratirí, demostrando que no es ninguna alternativa frente a Vázquez.

En el marco de una crisis mundial que se profundiza, la política del Frente Amplio conduce a una mayor colonización económica, y a más privaciones para los trabajadores. La experiencia de 10 años de gobierno ha demostrado que el FA no es una herramienta para la emancipación de los explotados. Al igual que blancos y colorados, está al servicio del capital financiero internacional.

Es necesario poner en pie una alternativa política de los trabajadores. Convocamos en lo inmediato a la más amplia movilización contra la minería a cielo abierto, a firmar por el plebiscito contra Aratirí, y a apoyar la intervención del PT en las elecciones, para construir esa alternativa.

Preparemos la lucha por un gobierno de trabajadores, y por la unidad socialista de América Latina.