Frente a las elecciones en el BPS

La seguridad social vuelve a colocarse en el centro de atención, a partir de la elección de los “representantes sociales” en el BPS.

Por otra parte, hay un movimiento de lucha para que se permita jubilarse en las condiciones del BPS a decenas de miles de trabajadores que fueron forzados a ingresar a las Afaps. Se trata de personas que están cercanas a la jubilación y que recibirán una renta mucho más baja en la jubilación privada a la que les correspondería de haberse jubilado por el sistema estatal. Las Afaps se quedan con un 21% de lo que aporta cada afiliado, por comisiones y seguros, una verdadera confiscación de los ahorros del trabajador.

El mantenimiento de las Afaps implica un costo enorme para el Estado, al punto que puede llevar a la quiebra al Banco de Seguros, que es la única aseguradora que cubre las rentas previsionales (las privadas no lo hacen porque da pérdidas). En pocos años, el BSE se puede hundir si no se cambia el sistema de seguridad social. La línea de los banqueros es, por supuesto, mantener las Afaps y reducir las rentas que recibirá el trabajador, para así hacer rentable el negocio de las aseguradoras. Es decir, perjudicar aún más a los que realizan su “ahorro” en una Afap.

El régimen jubilatorio del BPS es también una estafa, en tanto se rebajó el cálculo jubilatorio en los ’90. El Frente Amplio, que tiene mayoría parlamentaria y decía ser opositor a aquella reforma jubilatoria, ha mantenido la jubilación privada y la rebaja de la jubilación inicial, así como el aumento de la edad de retiro de las mujeres.

La crisis capitalista agrava el desfinanciamiento del BPS, por el aumento del desempleo y la política de rebaja salarial. Por ambas vías se reducen los aportes a la seguridad social y aumenta el déficit del BPS, que se cubre con los impuestos indirectos (IVA) que aportan los consumidores (principalmente los propios trabajadores), dado que los aportes patronales se han reducido cada vez más. El FA redujo los aportes patronales del 12% al 7% (antes de la reforma blanqui-colorada eran del 15%), es decir, descargó el financiamiento de la seguridad social sobre las espaldas de los propios asalariados.

La jubilación es un salario diferido, que el trabajador cobra una vez que deja su puesto de trabajo; como tal debería recaer íntegramente sobre las empresas, no sobre los asalariados. Esto no lo plantea ninguna de las listas que compiten por el voto de los trabajadores.

Durante la campaña electoral, candidatos frenteamplistas, blancos y colorados hablaron de aumentar la edad de retiro para jubilarse. Se trataría de una rebaja del salario, que aumentaría el desempleo juvenil –si el trabajador ‘veterano’ se ve forzado a seguir trabajando, no deja lugar para el más joven. Algo que ya sucede hoy por la miserable jubilación inicial (50% del promedio salarial de los últimos 10 años) que hace imposible a muchos trabajadores jubilarse.

La elección es en sí misma una estafa, porque las cajas previsionales deberían ser administradas exclusivamente por los trabajadores, que son los dueños de los aportes. En lugar de eso, dos representantes de activos y jubilados están en minoría frente a dos representantes del gobierno y uno de las patronales.

Los dirigentes del PIT-CNT y la ONAJPU, que hace años hablan una seguridad social sin Afaps, no han llevado adelante un plan de lucha para exigir al gobierno su derogación. Es un saludo a la bandera. En la práctica, se subordinan al gobierno frenteamplista que aplica un ajuste contra la clase obrera.

Por otra parte, se presentan listas ‘opositoras’ encabezadas por la derecha blanqui-colorada que fue la que impuso las Afaps y la rebaja de las jubilaciones, con dirigentes de la UP yendo a la cola de las candidaturas de la derecha. La oposición al gobierno del FA, debe realizarse manteniendo la independencia política respecto al Estado y al conjunto de los partidos patronales, y no participando de una alianza reaccionaria.

El Partido de los Trabajadores llama a no avalar ninguna de las listas presentadas, ya que no levantan una plataforma de lucha para resolver las necesidades de trabajadores y jubilados. Y convoca a exigir un plan de acción consecuente para derogar las Afaps, para aumentar la jubilación inicial llevándola al 100% del promedio salarial de los últimos tres años, para fijar un salario y jubilación mínimos de $ 32.000 (la mitad del costo de la canasta familiar), por aguinaldo para los pasivos, contra el aumento de la edad de retiro y su reducción en el caso de las mujeres, para aumentar el aporte patronal de manera que la seguridad social no se cargue sobre las espaldas de la sociedad a través de los impuestos indirectos. El BPS debe ser administrado por los los trabajadores (activos y pasivos), y no el gobierno sometido al Fondo Monetario ni las patronales.

Frente a las elecciones del BPS decimos: no votamos ni a los reaccionarios blanqui-colorados que privatizaron la seguridad social, ni a los dirigentes sindicales oficialistas que no quieren hacerle olas al gobierno. El PT llama a votar en blanco para expresar la oposición al ajuste, los tarifazos y la rebaja salarial. ¡Que la crisis la paguen los capitalistas, no los trabajadores!

Partido de los Trabajadores

5 Replies to “Frente a las elecciones en el BPS”

  1. En blanco me sumo,siempre nos agarran a los trabajadores y a los que realmente tienen capitalistas cuándo?…
    Como se les pone un parate,el voto en blanco tendría que ser masivo!!!
    Apoyo a compañeros de COMINTERNA PASTEUR?

  2. Tu “ok” Julio me parece demasiado soberbio para tu pobre capacidad de análisis y tus problemas al redactar. ¿Hay dólares para rescatar Ancap y para sostener el precio del dólar -sin lograrlo- pero para eliminar las AFAP no? Lo que pasa que en tu “arte de lo posible” no entra gravar las grandes fortunas nacionales ni al capital extranjero. Bien de progre lo tuyo. A los trabajadores y jubilados se los puede ajustar, a los capitalistas no.

  3. BUENO AMIGAZO SE HA VUELTO demagogico. esto no es posible a corto plazo. siempre hay que hacer numeros. no da.ok. eliminar las AFAPs estamos de acuerdo. llegar a ese minimo en 500 000(quinientas mil pasividades) equivale a unos 2500 millones de dolares que tendras que pasar a pesos.hay cosas que dicen uds. que son lindas y aceptables como que la plata de los trabajadores y los pasivos las custodien y la gestionen ellos. lo otro, evitar el delirium….ok da para mas pero mas vale comer y digerirlo que te haga mal gracias

  4. Pero necesitamos alguien que represente lo que queremos y exijirle que lo haga. Votaré lista 2

Comments are closed.