Francia: La lucha estratégica contra la reforma laboral

Francia3 francia1

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde hace más de un mes se desató una multitudinaria ola de manifestaciones por parte de los trabajadores y jóvenes de Francia, en oposición a la ley de reforma laboral que impulsó el gobierno de François Hollande. El Jueves 28 de Abril se movilizaron cientos de miles en distintas ciudades, chocando fuertemente con la represión policial.

Esta ley que se pretende aprobar implica que se extienda la jornada laboral a 46 horas “abarata las indemnizaciones por despido, habilita los despidos masivos bajo el cheque en blanco de ‘motivos económicos’ y procura debilitar el poder de negociación de los trabajadores” (PO Nº1402), es decir, una serie de medidas que liquida los derechos laborales. Se trata de la salida de la burguesía frente al estancamiento económico en el que se ve afectado Francia a raíz de la agudización de la crisis mundial.

Francia2

 

Confrontación

La movilización del 31 de marzo que convocó a 1,2 millones de personas a la calle en contra de dicha reforma, desencadenó una serie de movilizaciones y huelgas convocadas por los trabajadores y estudiantes, donde los sindicatos de diversos transportes paralizaron el país y el movimiento estudiantil ocupó liceos y universidades. El reclamo por parte de las centrales sindicales es el retiro del proyecto, aunque se ha dado un plazo de 20 días para el transcurso de negociaciones entre el gobierno y las direcciones burocráticas del estudiantado. El cese de movilizaciones hasta el 28 de abril impulsado por la CGT ha generado divergencias dentro de los sindicatos que nuclea dicha central.

El Primer Ministro Valls no solo mantiene su apoyo a la reforma antiobrera, si no que acaba de solicitar al parlamento extender por otros dos meses el estado de emergencia que viene rigiendo desde noviembre de 2015. El estado de emergencia, bajo la excusa de combatir el terrorismo, no es más que otra forma que utiliza el gobierno para reprimir a las manifestaciones populares y limitar las luchas por los trabajadores y estudiantes. Este pedido por parte de Valls chocó directamente con las movilizaciones realizadas el 28 de abril. La forma de derrotar el estado de emergencia es a través de la masividad de las movilizaciones que el movimiento obrero y estudiantil programaron.

Students attend a demonstration against the French labour law proposal in Paris

 

Crisis política

Este proyecto de ley planteado por el gobierno de Hollande deja una crisis dentro del propio Partido Socialista, dividido por un ala derecha del PS y otra de “izquierda”. La manifestación popular no se limita únicamente a la reforma, si no que empieza a tomar un carácter más general en desacuerdo a la política que lleva adelante el PS que dentro del marco de la agudización de la crisis económica, opera en favor de los intereses de los grandes capitales, la UE y el FMI. La aprobación de la reforma es la prenda de cambio para liberar 40.000 millones de euros en créditos fiscales para las empresas (Financial Times, 3/4)

El movimiento “La noche en pie” que se generó a raíz de las manifestaciones contra la reforma, dirigidas por el ala “izquierda” del PS y apoyada por el Partido Comunista Francés y el PG, no plantea una alternativa para la clase obrera, por el contrario, llaman a abandonar la lucha contra el proyecto de ley y a ignorar a los movimientos obreros, estudiantiles y populares, bajo la consigna “la lucha comienza a partir de nuestra palabra”.

Frente a la descomposición del gobierno de Hollande no existe aún una salida de izquierda y revolucionaria de la clase obrera frente a la crisis. La preparación de una huelga general contra la reforma del gobierno se encuentra a la orden del día.

Vera Salaberry