Entrevista a Eduardo Viglioni dirigente del Regional Canelones de AFUTU

“Trás de cuernos, palos”

Tribuna de los Trabajadores: ¿Que balance haces de la última lucha de AFUTU en 2015 y el convenio firmado por la dirección sindical de AFUTU con el gobierno?

En mayo de 2015 estábamos realizando en XI Congreso de AFUTU. A esta altura estábamos con distintas movilizaciones por el tema presupuesto quinquenal, ya que a raíz de las elecciones nacionales, hubo algunos cambios. Uno de los temas decididos fue el rechazo al borrador del presupuesto, que planeaban las nuevas autoridades gubernamentales.
Ante la represión ejercida por parte de la patronal (esencialidad, desalojo violento del CODICEN, negarse a dialogar por el tema presupuesto, etc.) se convocó a una Asamblea Nacional de Delegados para el mes de agosto. Pero nuevamente se dejo sin quórum, por lo que se convocó otra asamblea en el SAG para el día 5 de setiembre de 2015.
En esta instancia por abrumadora mayoría, se rechazó nuevamente la imposición que la patronal llamó convenio.
Hay que resaltar que en AFUTU el Congreso es el órgano máximo resolutivo, le sigue en orden jerárquico la Asamblea Nacional de Delegados (AND) y luego el Consejo Nacional.
Pues bien, a pesar de lo anterior, el Consejo Nacional se reunió el 22 de diciembre de 2015 en el local de AFUTU a deliberar sobre la aceptación o no del convenio.
Este Consejo Nacional fue convocado a las apuradas, enterándose parte del secretariado de casualidad, y con una convocatoria por Whats App a los Regionales. La maniobra implicó llamar a suplentes que no concurren nunca, para torcer una votación (porque esto no fue VOTACION lícita), violando la decisión de un organismo superior, como lo fue la AND.
Primero votaban y después contaban el quórum, ahí apareció Nilson Rabaza, para alcanzar la cifra 16 (mínimo quórum), e inmediatamente se retiró. No estuvo presente más de 15 minutos en ese Consejo Nacional, (el mismo comenzó a la hora 10 aproximadamente y este hecho ocurrió a las 14 horas)
El Secretario General dijo que esta era una convocatoria democrática y que todos podían manifestarse. Momentos después, cuando los argumentos de que no se podía decidir sobre una resolución adoptada por la AND eran muy fuertes, presentó la moción de cerrar lista de oradores, cortando de esta forma la posibilidad de manifestarse verbalmente a los que lo desearan previa inscripción. Esta moción obviamente salió por la “positiva”.
El Presidente Daniel Devitta también dijo que había estado conversando con las autoridades (no aclaro quienes) para cambiar algo de lo escrito en la imposición (convenio según ellos), y usando como fundamento su militancia de años, (no queda claro si es una actitud de humildad o de soberbia) manifestó que esta trayectoria le autorizaba a manejarse de esa forma.
Es necesario destacar, como quedó documentado, que hubo participantes del Consejo Nacional que se retiraron para no ser cómplices de esta infamia.
Todo esto se encuentra en un registro de audio, para la persona que lo quiera corroborar, (sucede que como son casi tres horas, es muy complejo de levantarlo).
ASÍ SUCEDIÓ CRONOLÓGICAMENTE LA ESTAFA A CARA DESCUBIERTA
27 de noviembre. Murro firma una nota con modificaciones al convenio en los artículos 4, 9, 10 y 11. Este sería un plan b en caso de que FENAPES no firmara el convenio el 28 de noviembre. Alguna modificación habría que hacer para intentar una nueva a AGD de FENAPES y una nueva AND en AFUTU.
28 de noviembre. Se rechaza el convenio del 31 de agosto. Se informa verbalmente sobre la nota de Murro y las nuevas modificaciones al convenio. Se comienzan a levantar firmas para procurar otra AGD de FENAPES y firmar el convenio.
10 de diciembre. Daniel Devitta de AFUTU y Elvira Pereira de la FUM llevan la nota de Murro al XV congreso de FENAPES, la FUM ya había firmado el convenio y AFUTU ya lo había rechazado el 31 de agosto en una AGD. El plan de de gobierno debería tener éxito a como diera lugar.
13 de diciembre. Se presentan 21 filiales, todas del interior, ante el comité ejecutivo de FENAPES para convocar una nueva AGD para el 19 de diciembre para la aplicación del Plan B.
17 de diciembre. Se cita consejo nacional de AFUTU por tema convenio, Plan B.
19 de diciembre en horas del mediodía. La AGD de FENAPES decides firmar el convenio por una mínima diferencia de votos
19 de diciembre en horas de la tarde. Sabiendo el resultado y usando la coyuntura política de esta situación, la Agrupación Figari de AFUTU envía un correo donde manifiesta que se ha mantenido un “diálogo informal” entre el Ministro de Trabajo y los representantes sindicales. El producto de esto, es la nota de Murro del 27 de noviembre, el Plan B.
22 de diciembre. Se realiza el Consejo Nacional de AFUTU. Allí el Presidente del sindicado Daniel Devitta manifiesta: “Estoy pidiendo que esta dirección nacional que tiene como competencia la conducción política del sindicato asuma la responsabilidad, en función de los tiempos acotados que tenemos, de tomar una posición.” Posición que ya había sido votada en un órgano superior, por tanto, en realidad, se trataba de un consejo para procurar echar por tierra la decisión de una AND bajo la violación del estatuto sindical.
Resumiendo, por medio de diálogos informales, de espalda a los trabajadores, se realizaron modificaciones mínimas al convenio que tienen por objetivo no la mejora sustancial del mismo, sino el éxito político de lograr la firma. Por eso Devitta y Pereyra, le hacen el mandado a Murro, para que el oficialismo logre la firma del convenio y lograr:
1.Introducir la productividad en la educación y los compromisos de gestión. 2. Lograr la tan políticamente deseada paz social, muy propicia para las próximas elecciones y validar el presupuesto.3. Silenciar a los que luchan.4. Generar un sentimiento de desánimo y desmovilización en la masa luchadora.
Hoy en día la dirigencia sindical del oficialismo manifiesta que “confirma aún más lo acertado de la decisión tomada por la mayoría de los sindicatos de la educación, de firmar el convenio salarial propuesto por el Ministerio de Economía y Finanzas en diciembre de 2015.” Pero la realidad es que los salarios fueron tocados indirectamente por el incremento de la inflación, teniendo en cuenta la tendencia actual, y que se agudizará en los meses siguientes.
La dirigencia sindical oficialista de AFUTU manifiesta que el convenio “ofició de blindaje a nuestra masa salarial, presentismo e inequidades, pues de no existir un convenio firmado, el Poder Ejecutivo hubiese tenido las manos libres para utilizar dicha variable en corregir el déficit fiscal. La realidad es que, como dijimos anteriormente el aumento de la inflación casi por sobre el aumento de la masa salarial hacen diluir el “blindaje” por sí mismo. El incremento de la inflación es una rebaja salarial indirecta. Y sobre esta situación se aplica literalmente la frase “tras de cuernos palos”, en el entendido de que, no solo que el convenio está siendo indirectamente violado, sino que además se produjo un recorte de 871 millones de pesos a la educación. No se recortan los montos base de los rubros, pero sobre los “incrementales” de gasto, casi el 80% del recorte son en la educación y salud, básicamente el capital arremete principalmente hacia los sectores populares al “mejor estilo” de los gobiernos de derecha.

TT: Luego del voto en diputados aprobando la rendición de cuentas, que reduce aún más los magros recursos del presupuesto nacional para la enseñanza, ¿cual consideras debería ser la lucha de Afutu en esta etapa?

fb_img_1473507924919

El capital arremete directamente contra los trabajadores, por esta razón creo que la lucha debería centrarse de aquí en mas, no tanto en exigir mayor presupuesto apelando a la “buena voluntad” del gobierno, porque sabemos que esto no sucederá. Nuestra ofensiva debería ir encaminada en un proceso operativo de dos elementos consecutivos: Ir directamente contra el capital a través del aumento de impuestos y a la eliminación de las exoneraciones. Solo en la educación privada se considera lo que el Estado dejó de recaudar por exoneración de impuestos (iva e irae) 3.221 millones de pesos en 2012, casi cuatro veces más que el recorte padecido por la educación en el periodo actual. Por otra parte es necesario conquistar un gobierno que anteponga los intereses de los trabajadores antes que los intereses del capital financiero internacional. Y por otra parte que esos dineros sean encausados a los sectores más populares.

TT: ¿Cómo se resuelve la situación irregular en AFUTU generada por una dirección sindical que firmó un convenio con el mandato negativo de las asambleas y la ausencia de elecciones sindicales desde hace más de dos años?

Nuestro sindicato está en una situación compleja, no se realizaron elecciones cuando lo reglamenta el Estatuto Sindical cada dos años (debieron ser en 2014). Tampoco se realizaron elecciones nacionales cuando lo instó el XI Congreso de mayo de 2015. Por otra parte, una mayoría del secretariado ejecutivo se arroga el derecho de decidir quién vota y quien no desde un gobierno de facto, desconociendo el derecho (por Artículo 3 y 6 del Estatuto) de votar que tienen los jubilados.
Y las diferentes interpretaciones que pueden suscitarse con respecto al punto 1 de la nota del 12 de agosto de 2016 (redactada por el Sec. Ejecutivo de AFUTU), en la que se lee: “Fecha de elecciones a partir del 31 de octubre del 2016.” generan más incertidumbres que certezas, teniendo en cuenta que el fin de cursos en UTU en Nivel I y Nivel II son el 12 de noviembre. Por lo tanto los trabajadores exigimos la Inmediata elaboración del reglamento eleccionario, prontas elecciones sindicales y que estas no se extiendan más allá del 5 de noviembre. Publicación en la web oficial de AFUTU de fecha de inicio y fecha de finalización de elecciones.Pero al mismo tiempo necesitamos nuevos compañeros militantes, debemos renovar el plantel militante, compañeros nuevos con ganas de cambiar cosas. Para esto debemos encarar las estrategias necesarias y suficientes para contagiar la participación de nuevos militantes, un desafío bastante complejo de encarar debido a las últimas experiencias vividas en nuestro sindicato.

TT: ¿Quieres agregar algo más?

Nada más Álvaro, gracias por la oportunidad de poder comunicarnos.