En Sociales un programa clasista para conquistar la independencia política del centro de estudiantes

La deliberación dentro del movimiento estudiantil universitario en cuanto a la propuesta de ajuste del Poder Ejecutivo impulsado por la Agrupación Primero de Mayo (compuesta por la Juventud del PT más un conjunto de compañeros combativos), en el Centro de Estudiantes de Ciencias Sociales (CECSo), ha dividido las aguas entre las juventudes frenteamplistas y los estudiantes luchadores. A las propuestas de lucha, acción y defensa de los intereses de los estudiantes y trabajadores, se le opuso la defensa acérrima del gobierno y el proceso progresista.

La defensa de toda una etapa de bonanza económica basada en la apertura a los grandes capitales y el remate de nuestros recursos naturales, en la que la gran mayoría de los trabajadores no ha alcanzado un nivel de vida ni siquiera aceptable. En la que el 70% de la población no pudo llegar en ingresos a lo que vale la media canasta familiar. En la que se ha acelerado la mercantilización y precarización de nuestra educación pública.

La defensa del gobierno en estos términos, con Uruguay metido de lleno en la ola de la crisis mundial y con los trabajadores pagando su costo, debe significar para los estudiantes un salto en la conciencia, un conjunto de conclusiones políticas que debemos volcar en un programa defensor de los intereses obreros en cada centro de estudiantes y la Federación.

La lucha que ha desatado la Agrupación Primero de Mayo como corriente universitaria y como oposición pública a la política del CECSo (dirigido por la UJC) va en ese camino. Junto con el avance para alcanzar la libertad de expresión de todas las tendencias políticas y agrupaciones en nuestra facultad, colocamos un programa de acción, de salida, que tiene a los estudiantes hombro con hombro con el conjunto del movimiento obrero para enfrentar los impuestazos y recortes del gobierno.

La posición llevada por el oficialismo en Sociales es la que pretende imponer en la FEUU, y la misma que elaboró la burocracia del PIT-CNT para el movimiento obrero. No es más que el mayor intento para mantenerle quieto el piso al gobierno, no es más que la defensa del ajuste.

Por una gran movilización por la educación y la salud pública.

La lucha por la prohibición de los despidos y la estatización bajo control obrero de toda fábrica que cierre se vuelve fundamental para desarrollar una oposición al derrumbe económico capitalista. El conjunto de medidas de enfrentamiento a la misma se va a ganar en las calles, ningún parlamento aprobará este tipo de medidas (como quiso afirmar en el plenario el oficialismo), por eso es necesaria una gran movilización en defensa de la educación y salud públicas coordinada por todos los gremios y sindicatos.

La organización de los estudiantes de forma políticamente independiente del gobierno y el rectorado se vuelve imprescindible si pretendemos frenar el avance privatizador del Clínicas y de la Universidad en general, si pretendemos cortar con la precarización laboral de funcionarios y docentes, si pretendemos un mayor presupuesto para ANEP-UdelaR y una educación de cara al pueblo.

¡Luchemos por una gran movilización y un programa de salida para los trabajadores!