Elecciones Departamentales: SE FORTALECE LA «NUEVA DERECHA» FRENTEAMPLISTA

Rafael Fernández

En las elecciones nacionales de 2014, el ascenso de la ‘nueva derecha’ de Tabaré Vázquez y Danilo Astori fue asegurado por el MPP de Mujica y el Partido ‘Comunista’ –cuyos líderes fueron los que promovieron la candidatura de Vázquez, pese a que la misma había recogido la oposición de un 40% en el propio congreso del PCU. Para entronizar nuevamente al hombre que había vetado la legalización del aborto, argumentaron que era el único que podría evitar el «retorno de la derecha».editorial

El giro a la derecha fue el resultado de este chantaje al electorado con la amenaza de un triunfo de la derecha «rosada» (por los partidos Blanco y Colorado). Una operación política similar a la protagonizada por el PT de Brasil, que llevó al triunfo de Rousseff con un gabinete ministerial totalmente derechista. Todo indica que es el mismo operativo que se aplica en Argentina para imponer a Scioli como candidato.

Si en octubre, la lista 609 de Mujica fue la más votada dentro del Frente Amplio –conquistando 30 de los 50 diputados de la coalición– ahora el mujiquismo ha sufrido un gran retroceso en las elecciones departamentales en las que se eligieron los Intendentes en todo el país. Aunque el MPP logró la Intendencia de Canelones (el segundo departamento más habitado del país), perdió la de Artigas y sobre todo fue derrotada en Montevideo la candidata más ligada a Mujica: su esposa Lucía Topolansky, que obtuvo 151 mil votos cuando en octubre las distintas listas que la apoyaron habían sumado más de 260 mil. La lista 609 cayó de 170 mil a 82 mil votos, un verdadero derrumbe.

La lista de Astori –ala derecha del Frente Amplio– cayó un 25% en Montevideo, y el astorismo perdió la Intendencia de Maldonado, que había gobernado durante diez años. Salen fortalecidos el Partido Socialista y más en general Tabaré Vázquez –por el golpe político que sufrió Mujica, que pretende actuar como contrapeso en el seno del gobierno.

Los partidos tradicionales de la burguesía están muy golpeados tras la elección. Ya habían retrocedido en octubre, y la coalición que habían constituido en Montevideo salió debilitada. Para peor, en esa «Concertación» el candidato más votado fue Novick –un empresario extrapartidario, con un discurso muy reaccionario– que se impuso sobre los candidatos blanco y colorado. El Partido Colorado apenas retuvo la Intendencia de Rivera, y está atravesando una crisis terminal. El Partido Nacional (blancos) también sufre luchas intestinas. Queda abierta una deliberación en el seno de los partidos patronales de derecha, en torno a la posibilidad de generar una «Concertación» a nivel nacional para evitar su atomización y competir contra el FA, aunque este frente político arranca con una derrota en la capital.

El Frente Amplio sigue siendo el partido preferido por el gran capital. Actualmente existe una verdadera luna de miel entre Vázquez y las cámaras empresariales, que han impuesto que se revea la ley de negociación colectiva, con la finalidad de prohibir las ocupaciones de empresas y de eliminar la ultra actividad de los convenios colectivos (de manera que las conquistas caigan al vencer el convenio). Vázquez –junto al canciller Nin Novoa– toma cada vez más distancia de Venezuela y los gobiernos nacionalistas, y apunta a integrarse a la Alianza para el Pacífico así como a negociar un tratado (TISA) de liberalización de los servicios. Ante el agravamiento de la crisis, los gobiernos burgueses de centroizquierda responden de acuerdo a su naturaleza de clase: se desviven por hacer los mandados al capital financiero y evitar una fuga de capitales.

La imposición de este programa fondomonetarista se lleva adelante a través del Frente Amplio, y no por los gobiernos tradicionales de la derecha. Un proceso que fue pavimentado por la «izquierda» frenteamplista, y por la burocracia sindical del PITCNT.

La votación del PT –que se presentó en los departamentos de Canelones, Montevideo y Rivera– se mantuvo al mismo nivel que en octubre del año pasado, pese a contar con mucha menor exposición en los medios de comunicación. Un resultado destacable teniendo en cuenta que otras opciones que se presentan como alternativas de izquierda respecto al FA, cayeron más de un 30% (Unidad Popular) y casi un 48% (Ecologistas).