Elecciones en ADEOM: ¿Buenas noticias para Martínez?

Según el diario El País las elecciones de la Adeom “se pueden leer como buenas noticias para el Intendente Martinez”, ya que la lista más votada fue la 2011 –del PCU y del FA, ya que la lista tradicional del MPP (810 ) no se presentó y convocó a votar la 2011 bajo cuerda. Todos juntos sacaron 4 cargos en 15. El “triunfo oficialista” no es tal.

Los restantes 11 cargos del Ejecutivo se reparten entre 6 listas: 3 para la 307, 2 para la 13.30, 2 para la 1980, 2 para la 2017, 1 para la 19.74 y 1 para la 24.04. Todas estas listas se postulaban bajo la idea de “cambiar ADEOM”, tratando de capitalizar el descontento general de la base del gremio. Ninguna de ellas apoyó la firma del convenio, aunque por omisión algunas de ellas facilitaron su aprobación, ya que no realizaron una campaña para seguir con las ocupaciones votadas, y no marcar el paso en el mismo lugar. La lista 1980 mocionó en el Ejecutivo –quedando en minoría– este curso de acción que hubiera impulsado adelante al gremio. La política mayoritaria condujo a que el convenio fuera aprobado en una asamblea de 300 afiliados, en un cuadro de reflujo y desmoralización de la base del gremio. Esto después de que fuera rechazado ya por dos asambleas generales.
Otra característica de la elección es que estas listas concurrieron –nuevamente– todas separadas, en contraste con lo que sucedió en AEBU, donde las listas de oposición fueron unidas en la “coordinadora para el cambio” –logrando la presidencia en la Banca Oficial y el voto mayoritario de la base del gremio. Por lo tanto, un voto mayoritario para que ADEOM se movilice por los reclamos del gremio no se pudo expresar unitariamente y ser la mayoría absoluta de la expresión de este voto.
La 1980 fue la única lista que registraba votación anterior que no cayó su caudal porcentual de votos en el escrutinio general, teniendo en cuenta que la participación electoral cayó un 5%. Se mantuvo como segunda fuerza en el Palacio Municipal, ganó en el Zoo, y en los Centros Comunales 8 y 7. Empató en la primera posición con la 2011, en las urnas del CCZ12 y de Sierra 20.
Dos listas nuevas tuvieron buena votación: la 2017 quedó 5 votos arriba de la 1980, pasando a ser la más votada en limpieza –sitial ocupado antes por la 307; la 24.04 –con un carácter corporativo y liderada por un connotado militante colorado– obtuvo un cargo pero tuvo buena votación en administrativos de tránsito.
Días antes de las elecciones se produjo un paro de 48 horas impulsado por la coordinadora de mantenimiento, que condujo a un triunfo parcial. El gabinete de Daniel Martínez tuvo que retroceder frente a esta lucha, que alienta la posibilidad de retomar la movilización por el conjunto de la plataforma. La lista 1980 apoyó decididamente esta acción reivindicativa –y planteó la convocatoria a asamblea general de limpieza para ir por toda la plataforma–, pero no condujo esta lucha. Los que aparecieron a la cabeza fueron militantes de la lista 2017, que lograron poner en pie la mesa de delegados de limpieza en el marco de las elecciones sindicales. Queda claro que el apoyo electoral a la 2017 vino claramente de la mano de romper la paz sindical, establecida por el convenio que impulsaron la 2011 y Martínez, y de impulsr la organización de base de limpieza y los reclamos gremiales.
La expresión del voto opositor clasista o combativo en ADEOM fue mayor que en AEBU. Sin embargo aparece dividido y en un marco de confusión. La 1980 fue la única que planteó claramente un planteo unitario, para lograr una dirección independiente del gobierno, que ponga en pie el plenario de delegados y las asambleas. La presentación de múltiples listas, muchas veces de integración sectorial o corporativa, atenta contra este objetivo.
Hubo un intento en este sentido al firmarse un acuerdo –luego frustrado– de la 1980 con los militantes de la Coordinadora de Mantenimiento. Esto hubiera conducido a la presentación en un lema común del llamado Colectivo Sindical Clasista 19802017. Lamentablemente este acuerdo se frustró cuando militantes que suscribieron este acuerdo, inscribieron el lema 2017 solos y plantearon su deseo de ocupar el primero y tercer lugar –propuesta rechazada por la Lista 1980 ya que no había referencia como corriente gremial ni electoral de estos compañeros. Si dicho acuerdo se hubiera mantenido indudablemente hoy sería la lista ganadora. Es más, si ese acuerdo se hubiera extendido a las otras listas que reclaman la independencia de ADEOM frente al gobierno, los sectores oficialistas en la ADEOM hubieran sido aplastados electoralmente.
Debemos sacar todas las conclusiones para avanzar en el presente, para aprender de esta elección y llamar rápidamente a constituir una coordinación de las listas que votaron en contra del actual convenio, que reclaman la independencia de ADEOM y del PIT-CNT de patrones y gobierno, que quieren una ADEOM con plenarios de delegados y asambleas, que proponen darle continuidad a la lucha por el salario y la plataforma del gremio.