El Partido de los Trabajadores repudia la suspensión de Venezuela del Mercosur

El Partido de los Trabajadores repudia la suspensión de Venezuela del Mercosur, una medida arbitraria y anti-democrática, que no ha sido siquiera discutida por los parlamentos de los estados respectivos, ni sometida a un referendo popular. Esta suspensión indefinida constituye un respaldo a los sectores empeñados en resolver la crisis de Venezuela por medio de un golpe militar dirigido por el Comando Sur de Estados Unidos.

Los gobiernos de Brasi y Paraguay, que cuentan con el aval de los gobernantes de Argentina y Uruguay, nacieron de golpes de estado instrumentados por vías de mayorías parlamentarias corruptas, lo que demuestra la hipocresía de la aplicación de la “cláusula democrática”.

Denunciamos al gobierno de Tabaré Vázquez, que se suman así a la política dictada por el imperialismo de la Unión Europea y Estados Unidos, que invocan las irregularidades de la Constituyente convocada por Maduro, para promover una salida reaccionaria, incluido un golpe militar.

La disolución de esa Constituyente, que es ilegal en lo formal e impotente en lo político para resolver las penurias enormes del pueblo de Venezuela, es competencia exclusiva de los trabajadores de Venezuela. La salida que buscan los gobiernos del Mercosur –la instalación de un gobierno tipo Macri, Temer o Cartes–, apunta a extender a Venezuela la guerra de clases que han lanzado contra los trabajadores de sus propios países, como lo refleja la reciente “reforma laboral” en Brasil.

El Mercosur opera en base a un estatuto de intervención política en sus países miembros, en nombre de una democracia mentirosa que violan todos los días, cuyos principios auténticos no han aplicado en ocasión de los golpes de estado contra los presidentes Lugo y Dilma Roussef. Las tropas del Mercosur –incluso cuando predominaban los falsos “progresistas”– formaron parte de la misión militar en Haití, para mantener un gobierno golpista impuesto por los marines yanquis. El Mercosur es un bloque político reaccionario, al servicio de los intereses sojeros, los bancos y la ‘integración’ del capital automotriz. La conspiración internacional frente a la crisis en Venezuela busca la entrega de su cuenca petrolera al capital financiero, como ocurre con Petrobras en Brasil.

El PT de Uruguay denuncia el intervencionismo cipayo de los Macri-Temer, con los que se han alineado Vázquez y Mujica, y llama a los trabajadores latinoamericanos a luchar unidos por una salida independiente de la derecha y de Maduro: por gobiernos de trabajadores y por la unidad socialista de América Latina.