El Norte marcó el camino

Gran acto internacionalista en Rivera / Santana do Livramento

Natalia Leiva 

El pasado 1º de Mayo, en la frontera entre en las ciudades de Rivera (Uruguay) y Santana do Livramento  (Brasil), se llevó a cabo un acto que nucleó a cientos luchadores obreros de ambos países y de Argentina, organizados en sindicatos y partidos de izquierda. El acto fue convocado por el Plenario Intersindical del PITCNT de Rivera.

Durante una extensa jornada (que se extendió hasta el atardecer), intervinieron, debatieron y confraternizaron militantes de sindicatos de trabajadores de la educación de Río Grande do Sul (CPERS), de SUTEBA, de la Unión de Funcionarios de Codicen, de FENAPES y AFUTU por Uruguay, así como del SUNCA (construcción), transportistas y trabajadores del comercio; así como varias corrientes y movimientos sindicales que nuclean a trabajadores de la salud, de la construcción, del metro, ferroviarios, etc. de Brasil.

pt acto

Cada organización contó con un tiempo para intervenir, en el cual se desarrollaron los ejes de denuncia, pero también trazaron el camino a recorrer por parte de los trabajadores, para obtener desde las demandas concretas hasta los objetivos estratégicos.

Todos los oradores coincidieron en el análisis de esta coyuntura: el agotamiento de los gobiernos de corte nacionalista, mal llamados “progresistas”, su postración a los intereses de los banqueros, los capitalistas, los latifundistas. Se alzaron las voces contra los gobiernos encabezados por Dilma Rousseff, Cristina Fernández y Tabaré Vázquez; reivindicando la necesidad de una gran huelga general, que logre torcer el brazo de los patrones.

Los exponentes de cada país denunciaron las tercerizaciones, privatizaciones y entrega del país al imperialismo –por dar algunos ejemplos, en Brasil encarnada en la PL 4330, ley de tercerizaciones que ha sido enfrentada por decenas de sindicatos; en Uruguay la ley de empresas público-privadas y la firma del TISA (un verdadero tratado de libre comercio), ambos rechazados por el PITCNT; en Argentina, la privatización de YPF, los intentos de flexibilización laboral, la desarticulación de la educación y salud públicas, la destrucción del ambiente y reiteraron la exigencia de verdad y justicia.

En un contexto de bancarrota del capitalismo, donde los gobiernos del capital están dispuestos a realizar todas las entregas posibles a los patrones (con la complicidad de la burocracia sindical), es fundamental que los sindicatos clasistas e independientes luchen por la defensa de las conquistas económicas. Pero es aún más importante que se dé un salto cualitativo, generando un polo de reagrupamiento donde los trabajadores desarrollen una política independiente, que se coloquen como alternativa de poder en América Latina; en el marco de una crisis que azota a nuestros países.

En el marco de duras luchas obreras, como los enfrentamientos de los docentes en Paraná con la policía de la derecha en el marco de una huelga general, luchando contra la privatización de la educación. Al igual que los docentes de Capital Federal, en Argentina.

Mientras tanto, en Uruguay, este es un año clave de leyes presupuestales y consejos de salarios, que movilizará al conjunto de los trabajadores organizados por salarios mínimos equivalentes a $ 30.000 (media canasta familiar; el salario mínimo está hoy apenas a $ 10.000), reducción de la jornada laboral sin pérdida salarial, por la defensa de los puestos de trabajo y en defensa de la educación y salud públicas. Al tiempo, los capitalistas continúan cerrando sus empresas, despidiendo y condenando a la miseria a miles de trabajadores.

Este acto es un primer paso hacia la conformación de un reagrupamiento de sindicatos clasistas de Brasil, Argentina y Uruguay. Como perspectiva a futuro, se trabajará en un nuevo encuentro, a desarrollarse en este año, donde se delibere en torno a las acciones que nos permitirán concretar los planteamientos acordados en esta jornada.

Una vez más, los trabajadores han sabido saltar las fronteras impuestas por el capitalismo, uniéndonos en la lucha, para reconquistar los sindicatos y las centrales, con una perspectiva clasista. Rescatando las tradiciones del movimiento obrero, recordando a los mártires de la clase trabajadora de hoy y de siempre. ¡Viva el 1º de Mayo! ¡Viva la clase obrera!