El FIT se consolida como una alternativa nacional

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) está instalado como una fuerza de alcance nacional y que viene creciendo en la Argentina. Las primarias obligatorias (PASO) mostraron un crecimiento en general respecto a cuatro años atrás (50%).

La ‘interna’ sin embargo trajo una sorpresa, en la medida que resultó triunfadora la candidatura de Nicolás Del Caño, del PTS, por encima de la lista Unidad (PO­IS y otros grupos) que postulaba a Jorge Altamira. La orientación que colocó el PTS en su campaña es motivo de preocupación, dado que esa victoria se basó en el eslogan de la ‘renovación’ basado en contraponer la juventud de su candidato, y colocando un conjunto de planteamientos de carácter democratizante, es decir, anti­revolucionario. El PTS colocó la renovación en oposición a “la casta”, una terminología que lo emparenta a Podemos de España. Altamira quedaba en este planteamiento asimilado a la “casta” de dirigentes políticos. En lugar de colocar la lucha contra el ajuste capitalista, y por el gobierno de los trabajadores, se levantó así una posición de reforma del régimen político parlamentario –elevando a planteamiento central la consigna “que los parlamentarios ganen como un docente”. Los medios de comunicación, y especialmente aquellos masivos controlados por el gobierno, le dieron amplia cobertura al ‘joven’ y ‘renovador’ candidato, y festejaron su triunfo.

La victoria de la lista del PTS se explica en gran medida por su triunfo en Mendoza, donde la prensa también saludó la derrota de la principal dirigente de la CTA (central de trabajadores) de esa provincia, que encabezaba la lista del PO­IS. Sucede que esta dirigente sindical es atacada por la prensa precisamente por ponerse a la cabeza de las luchas contra el gobierno.

La campaña hacia las elecciones de octubre queda así encabezada por el candidato del PTS, mientras que las candidaturas a legisladores en las principales provincias (por el tamaño del padrón electoral) están encabezadas por el Partido Obrero e Izquierda Socialista (Provincia de Buenos Aires, Capital, Córdoba). La otra provincia donde se puede obtener un legislador es precisamente Mendoza, que es encabezada por el PTS.

En el marco de la crisis capitalista, y de la descomposición del centro­izquierda, tienden a aparecer movimientos como Podemos, Syriza o el encabezado por el laborista Jeremy Corbyn (triunfante en la interna de ese partido británico), que canalizan transitoriamente la indignación de las masas.

La izquierda revolucionaria debe plantear la construcción de una alternativa obrera y socialista, no un movimiento de reformas del Estado capitalista. Tras la bancarrota de Tsipras en Grecia, que quebró a Syriza y traicionó al pueblo griego que lo había apoyado en el referéndum, el movimiento obrero y la juventud deben organizarse en torno a un programa claro, revolucionario, que plantee la cuestión del poder.

El FIT nació con un programa obrero y socialista, revolucionario. Esa es la fisonomía que hay que defender, como camino para la izquierda en Uruguay y a nivel internacional, en el marco de una crisis capitalista que se profundiza.

11935580_937248209674999_7634505713673021370_n