El 8M en el Banco de Seguros: La burocracia sindical y el PIM

La lista 98 realizó un ataque en la red Facebook contra la Comisión Representativa del Banco de Seguros, y en particular a su presidencia -ocupada por Rafael Fernández, del PT y de la Coordinación para el Cambio.

La publicación de la 98 dice defender al “sindicato único” y su estatuto, en contra de una decisión del organismo de base en el BSE, que autorizó a un paro de 24 horas de las compañeras que querían adherir al Paro Internacional de Mujeres.

Mientras que la dirigencia de AEBU resolvió adherir al paro parcial, en los bancos oficiales se produjo un debate muy importante. Diversas compañeras venían planteando que querían adherir al PIM, y por lo tanto que el sindicato convocara a un paro de mujeres. En la Comisión Representativa del BSE se recibió un planteo firmado por unas 80 afiliadas, que no fueron apoyadas por las listas 148 (la 98 y la 17 del BSE) ni por la 1955. La lista 999 que integra la Coordinación para el Cambio resolvió, en cambio, convocar a las trabajadoras que quisieran adherir al PIM a parar 24 horas, con amparo sindical. La lista 1911, integrada mayoritariamente por jóvenes, tenía la posición de un paro únicamente de mujeres (con los trabajadores varones adhiriendo al paro parcial del PIT-CNT). La posición del presidente de la Representativa no fue el paro de mujeres, como afirmó la 98, sino el paro general de 24 horas (de mujeres y hombres). Pero como esta posición no era apoyada por otras agrupaciones, planteó la alternativa de amparar la adhesión al PIM “como medida gremial”, y no como una “falta con aviso”. Esta moción fue apoyada por las listas 999 y 1911.

Algunos exponentes de la 98 criticaban al PIM con argumentos aparentemente “clasistas”. Decían que el 8 de marzo es el día de la mujer trabajadora, y por lo tanto no deberían parar únicamente las mujeres, y que los hombres no debían sacar el trabajo que no hacían sus compañeras. La 999 por supuesto compartía que se trata de un día de lucha de toda la clase obrera, pero este argumento no podía utilizarse para impedir un paro a quienes querían adherir al PIM, sino en todo caso para aprobar un paro de 24 horas de todos los afiliados. Era evidente que el repentino “clasismo” apuntaba a frenar la movilización, no a impulsarla.

El comunicado de la 98 culminaba con una amenaza a las trabajadoras que pararan: “Al ser una resolución ilegítima la medida resuelta por la Representativa del BSE, la misma carece del respaldo institucional de nuestro sindicato”. Notablemente, la 98 no se atrevió a mandar este comunicado a través del correo de la Agrupación en el BSE.

La 98 reivindica el concepto de “sindicato único” sólo cuando hay que frenar la movilización. Cuando el presidente de AEBU salió a atacar por televisión la lucha de la banca oficial, se olvidaron del sindicato único. El Consejo Central se reunió una sola vez durante todo el conflicto del sector estatal, y dedicó su sesión a atacar esa lucha… y se levantó sin tomar resolución. En el PIT-CNT, Fernando Gambera vetó una declaración de la Mesa Representativa en apoyo a la lucha en defensa del Banco República.

Hay que tener un rostro de piedra para hablar en nombre de la “unidad” del sindicato, cuando la única “unidad” que respetan es la que tienen con el gobierno.

El 8 de marzo, en el Banco de Seguros 268 compañeras hicieron el paro de 24 horas. Una enorme participación que demuestra que la resolución adoptada por la Representativa empalmaba con una tendencia real de la base. La lista 999 también planteó conformar una “comisión de género” dentro del BSE, otra cosa que la 98 rechaza en nombre del “sindicato único”. Para la burocracia sindial, el mejor escenario es que las trabajadoras no participen. Le temen como a la peste a la iniciativa de las bases.

Corresponsal

Deja un comentario