Defendamos el derecho a la autodeterminación nacional. Por una Federación Socialista Ibérica

Declaración del Partido Obrero (PO) de Argentina, el Partido Revolucionario de los Trabajadores (EEK) de Grecia, Partido Revolucionario de los Trabajadores (DIP) de Turquía y Partido de los Trabajadores (PT) de Uruguay.

La convocatoria al ejercicio de la autodeterminación nacional en Cataluña, por medio de un referéndum, el próximo 1° de octubre, ha sido respondida con una ofensiva represiva por parte del gobierno español, que incluye la anulación de la soberanía política de la Generalitat, la intervención de la policía catalana y el envío del ejército.

Defendemos el derecho a la autodeterminación catalana. Convocamos a los trabajadores de todo el mundo, y en primer lugar de todo el Estado español, a una acción internacional contra este atropello. Es necesario derrotar la provocación de la monarquía española, defender la realización del referéndum y reclamar la instalación de una república en todo el territorio de España.

Defendemos el derecho a la autodeterminación de Cataluña, incluido el derecho a la separación o independencia, desde una perspectiva independiente del nacionalismo y la burguesía catalana. La Generalitat que impulsa el referéndum representa un régimen patronal y ajustador, que ha promovido el desempleo, la precarización laboral, las rebajas salariales, la privatización de la salud y la educación, y el recorte del gasto social. La finalidad del independentismo de contenido burgués es reforzar la capacidad del Estado para desarrollar un ataque mayor a la clase obrera y los lazos con la burguesía imperialista de la Unión Europea. En oposición al separatismo de contenido capitalista planteamos una República Obrera y Socialista en la forma de una federación, y la Unión Socialista de Europa.

La “ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la República” que regirá por un año hasta la entrada en vigencia de una Constitución, establece la subordinación del “derecho interno” al derecho de la Unión Europea, así como la integración automática de las nuevas normativas que vaya aprobando Bruselas. Prefigura un nuevo orden estatal a medida de los explotadores locales y de la burguesía internacional. Lo mismo vale para la adhesión a la Otan. Plantea, asimismo, el reconocimiento de la deuda externa de Cataluña y con el Estado español. Los términos de la convocatoria limitan en forma decisiva el derecho del pueblo de Cataluña al ejercicio real de la autodeterminación nacional. Defendamos el derecho a la autodeterminación nacional con un programa para poner fin a la monarquía española impuesta por el franquismo, por la República, y por la unidad del proletariado de todo el Estado español en la lucha contra el capital, los ajustes antiobreros y el conjunto del Estado capitalista.

La cuestión nacional catalana emerge con una fuerza poderosa como consecuencia de los efectos de la bancarrota capitalista mundial y del enorme ajuste que ha impuesto al conjunto del Estado español en perjuicio de las masas trabajadoras y de la solvencia de las autonomías estatales. Forma parte de una crisis de conjunto del Estado español y de una ‘indignación’ generalizada de los trabajadores. Plantea una lucha de clases de la clase obrera de todo el Estado. En oposición a la segmentación o balcanización de la clase obrera de las diferentes nacionalidades, planteamos la unidad de clase en todo el territorio español para luchar por una República Socialista Federativa.

El impedimento represivo al referendo del 1° de octubre no pondrá fin a la crisis abierta sino que la profundizará todavía más. La promesa de una mayor autonomía para Cataluña, en el marco una negociación ulterior en “la legalidad”, como alega el gobierno de Rajoy y toda la prensa acólita, es simplemente un engaño. La intervención institucional y militar del Estado español contra la Generalitat ha ampliado la fosa con el pueblo de Cataluña y una crisis política que crece en el conjunto de España. La conciencia de esta situación debe llevar a la unidad de los trabajadores para luchar por el abatimiento de la monarquía y la proclamación de una república realmente democrática.

Los partidos de la izquierda, tanto PSOE como Podemos, han dejado en claro su hostilidad a la autodeterminación nacional y su apoyo al Estado español. El PSOE ha hecho un frente con Rajoy y la monarquía contra los derechos nacionales de Cataluña. Podemos reivindica “el derecho a decidir”, pero excluye el derecho a la separación -o sea que plantea un ‘derecho’ condicionado. Es la conclusión de una estrategia política que defiende la integración de España a la UE y la pertenencia a la Otan.

La cuestión nacional no puede ser disociada de los intereses sociales en pugna y la lucha de clases. Es necesario poner de manifiesto la contraposición de intereses que existe entre las clases y desarrollar una diferenciación dentro de Cataluña y el resto de España que una al proletariado de toda la península ibérica en una confrontación abierta contra la burguesía. La catalana y la española son dos respuestas capitalistas alternativas a una crisis capitalista internacional de conjunto. A las salidas capitalistas, oponemos la lucha por una Federación Socialista Ibérica y por los Estados Unidos Socialistas de Europa.

La intervención político-institucional y militar del Estado español en Cataluña plantea la necesidad de defender el derecho a la autodeterminación por medio de la acción directa. Hay que expulsar a las policías, tropas e interventores judiciales de Cataluña para asegurar la posibilidad del referendo. Es necesaria una huelga general para echar a los interventores de la monarquía y convocar a huelgas de solidaridad en toda España. La intervención político-militar en Cataluña amenaza las libertades democráticas en todo el Estado español -lo convierte en un estado de excepción en todo su territorio.

¡A defender el derecho a la autodeterminación por medio de una lucha de clases en todo el Estado y de una gran solidaridad de los trabajadores de todo el mundo!

Sí al derecho a la autodeterminación.

Abajo la monarquía, por la instalación de una república democrática.

Por una Federación Socialista Ibérica. Por la Unidad Socialista de Europa -desde el Atlántico al Pacífico.

Partido Obrero (PO) de Argentina – Partido Revolucionario de los Trabajadores (EEK) de Grecia – Partido Revolucionario de los Trabajadores (DIP) de Turquía – Partido de los Trabajadores (PT) de Uruguay