Convenio Colectivo de Banca Oficial ¿Avance en Beneficios?

Históricamente en AEBU se esperaba la propuesta del gobierno, para ser debatida y resuelta la posición del Sindicato en Asamblea General.

Esta vez, los sectores clasistas, entendimos que era necesario salir a negociar en base a una plataforma propia.Para ello, presentamos hace varios meses al Consejo de Banca Oficial una propuesta hecha en conjunto, a los efectos de comenzar la discusión, tanto en el propio Consejo como con el resto de los compañeros; de cara a definir una posición común en Asamblea General con la cual negociar. Sin embargo, la burocracia sindical, decidió por sí y ante sí, no solo rechazar la plataforma sino rechazar por completo la discusión con el Colectivo. Por si y ante sí definieron una plataforma; desconociendo por completo el concepto de democracia sindical. Su intención es simplemente renovar el Convenio Colectivo tal como está (desconociendo la ultraactividad de los Convenios Colectivos en el sector público, en oposición al PIT-CNT y la violación sistemática que se ha hecho a lo firmado por parte del gobierno) y lograr algunas mejoras en base a la firma de actas complementarias.
Varios meses han pasado, y a pesar de su esfuerzo por repetir a diestra y siniestra acerca de los avances en la negociación del Convenio Colectivo y en los beneficios que supuestamente se incorporaran, la realidad es otra.

Tras tres reuniones con el Poder Ejecutivo, quedan claras algunas cuestiones.

En primer lugar, el avance hacia las privatizaciones y el desmantelamiento del Sistema Bancario Oficial. Las privatizaciones son pan de cada día dentro de cada Banco, pero a nivel macro, el gobierno avanza sobre la existencia misma de los Bancos. Al BHU directamente piensan dejarlo morir mientras se van jubilando los funcionarios que quedan, pasando todo a la órbita de la ANV a la cual se niegan a considerar como parte del sistema bancario. El BSE está siendo desangrado al verse obligado a brindarle un seguro de renta previsional a las AFAPS, lo cual se traduce en pérdidas millonarias año a año, razón por la cual los privados no se meten en el negocio. El BROU por otra parte gracias a la ley de inclusión financiera va cediendo cada vez mayor parte del negocio a las redes de cobranzas, las financieras y los bancos privados.

En segundo lugar, el ajuste salarial propuesto por el centro de la banda de inflación proyectada ha demostrado que no solo es un chiste (la inflación real siempre supera la proyectada), sino que tener pérdida salarial durante varios meses, hasta ajustar en enero por la diferencia y volver a empezar a correr atrás de la inflación. En cuanto al aumento de la masa salarial, la propuesta es un 0,4% sujeto a cumplimiento de metas y objetivos, las cuales son puestas por la propia patronal y de la que ya tenemos pruebas de que las hacen inalcanzables para no tener que pagar extra.

En tercer lugar, al igual que en el Convenio anterior, van por una conquista histórica. En este caso, son las 6:30. El gobierno pretende ir hacia las 8 horas, al menos en las áreas con atención comercial; con una compensación del 17% lo cual no solo no cubre la 1:30 de diferencia sino que no se incorpora al salario base sino que se paga como compensación, es decir, sin aportes.
Las cuestiones presentadas por AEBU han sido rechazadas de plano en su mayoría. Sin embargo, la burocracia se muestra muy contenta por la receptividad del Protocolo de Acoso Laboral creado en el Sindicato, a pesar de la sistemática violación de los acuerdos por parte de la patronal, la cual no da ninguna garantía de que se aplique el mismo; y por otra parte, de la propuesta de homogenización de beneficios de salud. Este último punto ya estaba acordado en el último convenio, nunca se cumplió, y ahora el Poder Ejecutivo lo negocia nuevamente como una concesión.
La política de la burocracia claramente ha fracasado. Las pretendidas tablas con el gobierno son imposibles y están desesperados por ver como logran arreglar el entuerto. Lo tiene difícil sin recurrir al conjunto del Sindicato, cosa que se han negado a hacer sistemáticamente. Los sectores clasistas del sindicato reclamamos que se abra la discusión al conjunto de los compañeros y se defina una plataforma de negociación en Asamblea General, donde corresponde.
Vamos por una propuesta que sea realmente beneficiosa para los bancarios, que entusiasme a los compañeros y que nos de fuerzas para luchar. Vamos por el rechazo a todas las privatizaciones, por el llenado del 100% de las vacantes generadas y por la incorporación de personal genuino en donde sea necesario. Vamos por ajustes salariales por el techo de la inflación proyectada con gatillos cada vez que la misma sea superada. Vamos por un salario de $ 32.000 líquido para el grado de ingreso a la Banca. Vamos por el salario vacacional para todos, por el equiparamiento de beneficios y otros avances. Vamos por la exigencia al cumplimiento de los acuerdos firmados.

Pero sobre todo, vamos para que nunca más un grupito de burócratas entre cuatro paredes decida por el colectivo.