Contra la desnaturalización del paro general

Por la independencia política del PIT-CNT

 

En el día de mañana se realizará un nuevo paro parcial del PIT-CNT cuya convocatoria se resume en el marco de una jornada en “defensa de la democracia y contra el neoliberalismo”, en cuya oratoria participará como principal oradora la ex presidenta Dilma Rousseff.

Hemos denunciado el golpe de Estado en Brasil, pero eso no equivale darle el más mínimo apoyo político a Rousseff. Mucho menos se trata de reivindicarla ahora cuando demostró su incapacidad de luchar contra el golpe.

La visita de Rousseff y el eje del paro están al servicio de desviar la lucha contra el gobierno en nombre de la lucha contra la oposición (“neoliberalismo”). Pero el ajuste “neoliberal” lo impone el gobierno del Frente Amplio. Es el gobierno el que impone pautas de rebaja salarial, recortes en el gasto estatal (Salud, Educación), y aumentos al impuesto al salario –mientras se mantienen los subsidios al gran capital y se planean nuevas zonas francas para las multinacionales.

En estas condiciones, asistimos a una completa usurpación por parte de la dirección del PIT-CNT del método de lucha de los trabajadores como es el paro y la movilización, transformándolo en un paro oficialista para respaldar al gobierno de Vázquez, un gobierno que no cesa de atacar a los trabajadores mediante pautas de rebaja salarial, privatizaciones y un ajuste brutal que comenzó a descargar sobre los hombros de los trabajadores. Se trata sin dudas, de una orientación que mina la independencia de clase de la central sindical, pues en el eje de la jornada no estarán por ejemplo las demandas y reivindicaciones de los trabajadores de la construcción y del comercio que están enfrentando la rebaja salarial que el gobierno frentista les pretende imponer. Tampoco estará la lucha de los trabajadores de la universidad contra las PPP en el Hospital de Clínicas que busca privatizar el Hospital del Pueblo (siendo un hecho curioso, el que el neoliberal y derechista de Macri acaba de aprobar una ley de PPP para Argentina). No estará convocado como una movilización de la clase obrera para enfrentar los despidos, en un cuadro dónde la desocupación continúa creciendo.

La situación precaria del gobierno Macrista en Argentina, y del propio Temer en Brasil, da cuenta de que estos regímenes todavía deben probar que pueden aplastar al movimiento obrero e imponer un ajuste en toda la regla, tal como lo reclama el capital internacional, sin abrir procesos de rebeliones populares, como el Argentinazo, el Caracazo, etc. La salida política para los trabajadores no pasa en absoluto por encolumnarse detrás de los movimientos y gobiernos “policlasistas” que ya han fracasado y que han dejado a países enteros en bancarrota. De lo que se trata es de fomentar la lucha de los trabajadores en defensa de sus condiciones de trabajo, para conquistar todas las reivindicaciones, dándole una fisonomía propia de independencia política respecto a las distintas variantes capitalistas, y un programa estratégico de salida a la crisis.

Es preciso intervenir en el paro y la movilización con una perspectiva independiente. colocando las reivindicaciones obreras, desarrollando un verdadero programa de salida a la crisis.

Vamos por: Ningún despido, control obrero de toda empresa que suspenda, cierre o despida.

No a las pautas salariales de miseria, salario mínimo igual a $30 mil con ajustes progresivos y por inflación hasta llegar a la canasta familiar.

No a las PPPrivatizaciones, retiro inmediato del Hospital de Clínicas de las PPP, y todas las obras en educación y salud pública.

PARTIDO DE LOS
TRABAJADORES