Cárcel común a Pedraza, ya!

La prisión domiciliaria a José Pedraza, autor intelectual del asesinato del compañero del Partido Obrero de Argentina Mariano Ferreyra (2010) no es sino la respuesta de los pactos entre el macrismo y el kirchnerismo para garantizar la impunidad a los que ayer fueron el gobierno nacional y que hoy intenta colocarse como “oposición”.

Traemos a la memoria el vínculo entre quien era Ministro de Trabajo, Carlos Tomada y José Pedraza. La política del kirchnerismo era garantizarle la impunidad al autor del crimen político. La política del macrismo le puso el broche de oro.

En una semana, dos sentencias fueron favorables a Pedraza. La primera fue el otorgamiento de la prisión domiciliaria por el asesinato de Mariano Ferreyra y las gravísimas heridas ocasionadas a Elsa Rodríguez (uruguaya, militante del Polo Obrero, quien quedó en silla de ruedas y con serias dificultades físicas por un balazo que le dió en la cabeza). La otra, es que el juez Oyarbide (recordado por la gran cantidad de sentencias a favor del matrimonio Kirchner en casos de corrupción) le otorgó el sobreseimiento (es decir, lo exculpó) del caso de coimas a jueces de apelaciones. La vinculación de Riquelme, un ex-SIDE (servicios de inteligencia) que figuraba como “personal de Presidencia de la Nación” y un ex-juez federal, Araoz de La Madrid, como nexo entre los jueces de apelaciones para negociar una coima en dólares que le garantizara a Pedraza un “acuerdo” y “alivianamiento” de su pena.

Lo que desnuda el pacto entre el macrismo y el kirchnerismo es que Oyarbide, como última actuación estelar, ya que negoció con el macrismo su jubilación a cambio de su enjuiciamiento por el encubrimiento al kirchnerismo, sobreseyó a Pedraza.

La maniobra política para garantizar la impunidad de empresarios, el Estado y la burocracia sindical comenzó a gestarse durante el juicio, donde el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales- donde su “dirección” intentó, bajo falsos argumentos, involucrar al Partido Obrero en los incidentes titulando el hecho como “enfrentamiento”) tomó un rol importante para garantizar la efectividad de esta maniobra. En el juicio se garantizó que la máxima culpa llegara hasta Pedraza, exhonerando a los empresarios y políticos que garantizaron el asesinato de nuestro compañero, empresarios y políticos que luego fueron responsables de la Masacre de Once (accidente ferroviario que costó la muerte de 51 personas, donde se demostró el negociado entre el gobierno kirchnerista y las empresas privadas en la fuga de subsidios en lugar de invertirlos donde eran asignados).

Todos estos vínculos que el Partido Obrero logró demostrar, no son invisibles a los ojos de la justicia. La justicia es cómplice e intentará por todas sus vías garantizarle a Pedraza y toda la burocracia sindical, a los K y los empresarios la impunidad.

¡Justicia por Mariano Ferreyra!

¡Cárcel común a Pedraza, ya!

¡Basta de impunidad!

Partido de los Trabajadores