Artigas no era ‘artiguista’

En su cuenta de Facebook el candidato de la UP ensayó una defensa por su intervención en la F.R.U. –en la que no colocó ningún planteo de reforma agraria sino aquellos aspectos que concitaban apoyo en sectores ruralistas “medios” o “pequeños” (oposición a Aratirí, por ejemplo).

Abella se justifica afirmando que la UP utiliza el “método artiguista”. “En los discursos y documentos de Artigas de 1811 no se verá ningún pronunciamiento por la independencia de América. Otros próceres sí lo hacían desde décadas atrás. Artigas en cambio se basaba en las consignas simples que un pueblo sabio pero aún analfabeto, podía comprender. (…) Recién en 1813, con la experiencia de solidaridad que vivió el pueblo en su Éxodo por tierras entrerrianas, ya se pudo hablar de Patria Grande e Independencia. En la UP-AP tratamos de seguir el método artiguista de interpretar, interactuando con la gente, el nivel de propuestas que ésta entiende y hace suyas. (…) En cada tribuna diremos todo lo que debemos decir, moleste a quien moleste; y utilizaremos cada tribuna montada por la burguesía donde un oído popular pueda oírnos; el problema es para la dueña del circo, no para nosotros.”

El pretexto de realizar “el nivel de propuestas que la gente entiende y hace suyas” es un recurso del oportunismo, no tiene nada que ver con Artigas –que en todo caso durante la revolución fue superando sus propias limitaciones (no era un sabio que tenía todo claro de entrada y ocultaba sus ideas, como lo presenta Abella). El marxismo tiene un método opuesto al de Abella: “Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos” (Manifiesto del Partido Comunista).

Si en el Congreso de la FRU se debe plantear únicamente las propuestas “que la gente entiende y hace suyas”, es decir, adaptar el programa al punto de vista del pequeño o mediano productor rural; ante otro auditorio –más izquierdista– tal vez se haga un discurso más “radical”. ¿Cómo se sabe cuál es el verdadero programa?