ABAJO EL GOLPE EN BRASIL: Por una salida de los trabajadores

El Partido de los Trabajadores llama a los trabajadores uruguayos a movilizarse en repudio al proceso golpista en Brasil. Golpismo, que tuvo su último acto en la prisión de Lula Da Silva, después de negarle las garantías constitucionales, sin pruebas suficientes y con el claro objetivo de bloquear su presentación a las elecciones de octubre de este año. El golpismo en el país vecino debutó con fuerza con el “impeachment” que desplazó del gobierno a Dilma Rousseff y dejó en su lugar a Temer, quien ha encarado una profunda avanzada contra las conquistas sociales y laborales de la clase obrera brasileña. La decisión judicial de encarcelar a Lula cuenta con el apoyo (y el impulso) del capital financiero y del imperialismo, se produce bajo la presión de los mandos militares del ejército y en el marco de la militarización de Río de Janeiro, con una represión general contra la población e incluso con asesinatos políticos contra dirigentes de la oposición.

Desde el Partido de los Trabajadores llamamos a reforzar la solidaridad activa con el pueblo brasileño y a impulsar una gran movilización continental contra el golpe de Estado y el protectorado militar en Brasil. Al mismo tiempo, los trabajadores uruguayos debemos extraer todas las conclusiones estratégicas del proceso político que se desenvuelve en el país vecino.

Lula y el PT son responsables de la trama de corrupción creada en torno a Petrobras (petrolao) y de las coimas parlamentarias (mensalao) en base a las cuales estableció un gobierno de alianza con los capitalistas y sus partidos. No podemos olvidar que el partido de Temer fue el principal aliado del PT, lo que le valió la vicepresidencia bajo el gobierno de Rousseff. Pero la responsabilidad del PT va más allá: aceptaron sin resistencia el golpe contra Dilma y continuaron realizando alianzas con los partidos responsables, para culminar con la entrega de Lula, rodeado por miles de trabajadores, negándose a convocar a una huelga general y a una gran movilización. El PT y la CUT están dejando pasar el golpe de Estado.

Los partidos del Frente Amplio (PCU, MPP) se apresuraron a salir a repudiar el encarcelamiento, sin contar con el apoyo del astorismo, que decidió apoyar la decisión de los golpistas. Mientras tanto, el gobierno del FA fue el primero en reconocer a Temer en 2016 y desde la destitución de Rousseff mantiene grandes negocios con este país. ¡Hasta el momento, ni el Poder Ejecutivo ni el Parlamento se han pronunciado contra el golpe en Brasil! El silencio es una expresión de complicidad con Temer y los mandos militares golpistas.

La burocracia sindical del PIT-CNT realizó un acto contra la prisión a Lula en el que participó Lucía Topolansky, y se conformó un “Comité en defensa de la democracia en Brasil”. Advertimos que pretenden utilizar el golpismo en Brasil para fortalecer su apoyo y subordinación al gobierno del Frente Amplio. Su objetivo es chantajear a los trabajadores con la “ofensiva continental de la derecha y el imperialismo”, encubriendo que en nuestro país es el gobierno frentemplista el que avanza en la agenda del gran capital, imponiendo unas pautas salariales por debajo de la inflación y que ponen como prioridad la ganancia de las empresas; al tiempo que impulsan una rendición de cuentas de cero aumento para la salud, la educación y la vivienda, mientras mantiene el gasto en deuda externa y subsidios al gran capital que crecen de forma desorbitada.

Para defender las libertades democráticas en Brasil llamamos a combatir al golpismo, a la derecha y al imperialismo, no en defensa de un retorno o apoyo de los regímenes patronales centroizquierdistas y nacionales y populares (los Lula, Kirchner o Vázquez), que son los responsables de este retroceso, sino para impulsar una salida revolucionaria de los trabajadores. A la lucha por el ¡Fuera Temer! debe unirse la destitución y enjuiciamiento de los jefes militares golpistas, retirados y en actividad, y la formación de milicias obreras para proteger a los trabajadores y las libertades democráticas. El golpismo debe ser enfrentado con la huelga general de las masas trabajadoras de Brasil, convocada por la CUT, Conlutas y demás gremiales obreras.

En todo el continente, los gobiernos de colaboración de clases le están allanando el camino a la derecha. Tenemos que superar estas experiencias: hoy más que nunca, la tarea es la construcción de partidos de trabajadores, la lucha por gobiernos obreros y por la unidad socialista de América Latina.

Con estas banderas nos sumamos a la convocatoria de movilización mañana 11 de Abril a las 18hs, en la embajada de Brasil.

Partido de los Trabajadores

10 de Abril de 2018

Para comunicarse

Nicolás Marrero
(098717513)

Rafael Fernández
(099553220)

Matías Arbizu
(099507170)

Deja un comentario